Cuando el sonido llega al oído interno, se convierte en señales eléctricas que van al cerebro por las células nerviosas de la oreja en la cóclea.
Destacadas