Embarazo tardío, tendencia en Edomex

INEGI y CICMED registran aumento de hasta 100 por ciento en el número de embarazadas con más de 35 años de edad.
Son de mayor riesgo. (Especial)

Monserrat Mata

Durante los últimos años, en el Estado de México ha crecido el número de mujeres de más de 35 años que son madres, ya sea por vez primera o luego de tener al menos un hijo.

Tan solo en 2017 se registraron 27 mil 964 nacimientos en mujeres en ese rango de edad. 

Aunque el periodo ideal, tanto por las condiciones de salud como por el desarrollo psico-emocional es aproximadamente entre los 25 y 30 años de edad, cada vez se retrasa el embarazo en mayor medida, ya que se prioriza el desarrollo personal.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en 2017 el Estado de México alcanzó los 27 mil 964 nacimientos en mujeres de más de 35 años, lo que representa el 9.7 por ciento del total registrado.

De ellos 22 mil 062 se dieron en mujeres entre los 35 y 39 años de edad; 5 mil 529 entre los 40 y 44, mientras que en mujeres de 45 a 49 años la suma alcanzó los 344 casos, de igual forma 29 fueron en mayores de 50 años.
En este último índice, la entidad se ubicó como la cuarta a nivel nacional, ya que de los 410 nacimientos registrados, 29 ocurrieron en territorio mexiquense, posicionando a Chiapas en el primer lugar con 85; Ciudad de México con 33 y Jalisco con 32.


Riesgos se incrementan con la edad

El especialista del Centro de Investigación en Ciencias Médicas (CICMED), de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), Sergio Martínez, sostuvo que cada vez es más frecuente que las mujeres de más de 35 años de edad busquen ser madres por vez primera, esto luego de sentirse realizadas en otros ámbitos, entre ellos el profesional.

Ahorita hay mucha efervescencia por el embarazo adolescente y realmente se pasa por alto esta situación, cada vez es mucho más frecuente, las estadísticas se han elevado al cien por ciento, es decir se ha duplicado este tipo de situaciones. Su vida las lleva por caminos distintos y aquí me llegan situaciones de mujeres de más de 35 años que desean embarazarse”.

Los riesgos, argumentó, son variables en cada caso, pues depende tanto de la genética como de los hábitos, condiciones económicas y psico-emocionales de la mujer, por lo que se debe analizar con detenimiento la historia clínica.

Está reportado que la incidencia aumenta en las mujeres, sobre todo en enfermedades hipertensivas, embarazos pretermino, con ruptura de membranas, con niños que tienen problemas ventilatorios, bajo peso”.

Señaló que la incidencia de cesáreas también incrementa en este rango de edad, toda vez que generalmente no tienen las condiciones para que sea un parto natural y en otros casos la propia mujer lo pide así.


Riesgos

“En mayores de 35 años, el porcentaje de cesáreas es más alto, desafortunadamente ahorita con la efervescencia del embarazo adolescente solo se tienen estadísticas precisas en menores de 19 años; pero en mujeres del otro rango de edad la incidencia es muy alta, el porcentaje más o menos viene siendo de un 50 por ciento más, estamos hablando de un 25 por ciento de cesáreas en total, entre uno y dos por ciento sería de mujeres en ese rango de edad”.

 
Otro de los factores que se debe tener en consideración es el uso prolongado de anticonceptivos hormonales, que puede provocar que cuando las mujeres se deseen embarazar se complique, ya que se requiere de un periodo de desintoxicación y preparación de las pacientes.

Las condiciones de muerte fetal también son importantes porque el porcentaje tanto de riesgo como de incidencia se incrementa, hasta el doble, ya que mientras en mujeres menores de 30 este es de uno o dos por ciento, en mayores llega hasta el cinco por ciento.

Reconoció que el mayor riesgo de presentar alguna complicación durante el embarazo depende de la edad de la madre y no del padre, ya que también se ha dado un incremento en la incidencia de padres de más de 40 años. 



Aquí el riesgo lo lleva la mujer, así como estadísticas certeras tampoco se tienen, prácticamente son muy vagas, se ha reportado hombres que llegan a tener hijos entre los 80 y 85 años, obviamente con mujeres jóvenes, en ese sentido la mujer es quien tiene mayor riesgo”.

Puntualizó que otro de los factores que se debe tomar en consideración es la preparación psicológica-emocional de las mujeres, ya que a veces no alcanzan a dimensionar las necesidades, cambios y situaciones que se deben enfrentar una vez que son madres.

Para mí la parte más problemática es el impacto que se tiene en las mujeres, ya que entre más edad yo he visto aquí en consulta es cada vez más fuerte, porque si se llegan a embarazar, las condiciones psico-emocionales no son buenas, siempre hay un deterioro en ese sentido. En un proceso normal, la adaptación al embarazo es un poco más rápida”. 

LC




NOTAS MÁS VISTAS