En casa, el mayor número de microorganismos patógenos

La cocina, lugar más propensos a proliferar infecciones: expertos.
Estudio del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo.

Notimex

Aunque se les considera los espacios más inmaculados, los hogares son los lugares con mayor número de microorganismos patógenos identificados como los responsables de 50 a 80 por ciento de las enfermedades diarreicas y respiratorias.

Estudios científicos del Laboratorio Nacional para la Investigación en Inocuidad Alimentaria, Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), revelaron que más allá de los lugares públicos, las casas, las oficinas y las escuelas, son espacios propensos a la proliferación de infecciones.

Con más de cinco años de investigación, especialistas realizaron exámenes de laboratorio y reportaron que la cocina, más que un baño, es el lugar de los hogares donde más se concentran los microorganismos y, por tanto, donde es más susceptible la proliferación de las infecciones.

Cristóbal Chaidez Quiroz, coordinador de dicho laboratorio, explicó que la preparación de alimentos es un proceso asociado a contaminación, de tal forma que si bien existen medidas extremas de limpieza hay acciones que se realizan comúnmente y que son “caldos de cultivo”.

Agregó que además de utensilios de cocina, los objetos con mayor número de bacterias patógenas son llaves y perillas de las puertas, así como el auricular del teléfono y el control de la televisión.

Así también se refirió al recipiente para preparar jabón paara lavar los trastes. Lo que genera, detalló, un cruce de contaminación, porque los residuos de comida permanecen en el agua y se expanden cada vez que se utiliza el estropajo.

Dijo que en promedio una esponja contiene 7.2 millones de bacterias, las cuales quedan en los recipientes. Sugiere para evitarlo agregar dos gotas de cloro concentrado en 250 mililitros de agua durante cinco minutos para luego sumergir la esponja o trapo en esta mezcla y “esterilizar” el estropajo (siempre y cuando no sea de aluminio) poniéndolo en el horno dos minutos y remplazarlo cada dos o tres semanas.

El investigador y su equipo comprobaron también que los utensilios que más albergan bacterias en la cocina son las tablas para cortar por lo que propone tener más de una y destinar cada una para cada grupo de alimentos, además de lavarlas y cepillarlas con agua caliente.

Chaidez Quiroz dijo que también es necesario lavar frutas y verduras durante, al menos, 30 segundos y en el caso de las hortalizas hacerlo hoja por hoja.

Para evitar la dispersión de las bacterias, el refrigerador debe mantenerse a una temperatura entre 4 y 5 grados centígrados, así como limpiarlo y desinfectarlo dos veces por semana. Se recomiendan productos a base de cloro y de extractos cítricos.

El experto del CIAD recordó que las enfermedades gastrointestinales son un problema mundial asociado con la contaminación de los alimentos durante su preparación. Durante la manipulación de alimentos se pueden distribuir microorganismos como Staphylococcus, Salmonella, Hepatitis A y Norovirus hacia las manos y superficies de contacto, así como en los utensilios empleados para su preparación.

“Durante nuestra vida convivimos con millones de grupos microbianos que pululan en la cocina, baño, pupitres de la escuela o el escritorio y teclado de la computadora”, comentó.

En ese sentido, sugirió limpiar y desinfectar con frecuencia el hogar, el espacio de mayor convivencia familiar.

NOTAS MÁS VISTAS