El lanzamiento marca el final de casi una década sin que la NASA tuviera un instrumento en órbita para medir la superficie de la capa de hielo en todo el mundo. La anterior misión, el ICESat, se lanzó en 2003 y finalizó su trabajo en 2009.
Usará su más avanzado láser espacial, el ICESat-2, valuado en mil mdd.
Destacadas