Cuidado ambiental: compromiso transversal en ámbito sanitario

Sustentable

Los especialistas en vacunación colaboran para combatir el cambio climático y proteger el planeta.
Es importante que las organizaciones, incluyendo las dedicadas a la vacunación, analicen e implementen su aportación ecológica. (Luis M. Morales)

Gabriel Bolio

En el ámbito de la sustentabilidad, no es fácil relacionar las vacunas con el cuidado del medio ambiente. Sin embargo, este es un tema transversal para cualquier empresa, organización o gobierno, por lo que el área sanitaria en general, y los involucrados con las inmunizaciones en particular, pueden poner su granito de arena para cuidar el planeta.

Es importante que las organizaciones, incluyendo las dedicadas a la vacunación, analicen e implementen su aportación ecológica desde un esquema relacionado con su operatividad y lo que las rodea. “Comúnmente, vemos que las empresas se integran en iniciativas externas para la estrategia ambiental, pero la realidad es que hay muchas oportunidades internas para conseguirlo. Creo que el cuidado de los recursos en una organización resulta estratégico, porque en muchos de ellos está la permanencia a largo plazo”, comentó en entrevista Rocío Canal, socia líder de Sustentabilidad de la firma de consultoría Deloitte México.

CASO DE ÉXITO

Un ejemplo de acciones internas que cuidan el medio ambiente implementadas para su operatividad por una organización dedicada a la salud es el de Sanofi Pasteur, que tiene una planta en Ocoyoacac, Estado de México, donde se generan antígenos que se envían a plantas fuera del país para elaborar las vacunas. La firma está construyendo una planta en Cuautitlán Izcalli que permitirá fabricar esos biológicos, lo que, además de brindar mayor autonomía al país para la producción de esos biológicos, ayudará a reducir la huella de carbono.

Además, “en la planta que tenemos en Ocoyoacac ya empezamos un proyecto para emplear energía verde en la manutención de las instalaciones. Gracias a que en México hay un proveedor de electricidad limpia que se obtiene con generadores eólicos, 50 por ciento de la energía que utilicemos en esa planta será limpia en aproximadamente un año”, detalló en entrevista Fernando Sampaio, director general de Sanofi Pasteur México.

“Para la nueva planta el objetivo es que por lo menos 90 por ciento de la energía venga de fuentes limpias. Estamos en un proceso de evolución para que el año que entra la mitad de nuestros insumos energéticos sean verdes, pero en los próximos cinco años esperamos alcanzar el ciento por ciento de energía limpia”, destacó, tras referir que en la planta que opera en Ocoyoacac ha sido necesaria una gran adaptación para incrementar su eficiencia.

“No tenemos cómo producir nuestra propia electricidad, pero hay empresas especializadas en México que son proveedoras de energía limpia. Es un poco más costosa pero también nos permite generar otros impactos positivos en todo el ciclo de producción de las vacunas”, aseguró el directivo.

Respecto al proyecto de la planta en Cuautitlán Izcalli, en la que hay una inversión de 129 millones de euros, Sampaio abundó: “También tenemos contemplado un sistema de cisternas para captar agua de lluvia y hay un proceso de tratamiento que está en curso para la planta de Cuautitlán. De igual manera, estamos implementando estrategias de manejo y tratamiento de residuos. Buscamos promover el cero impacto ambiental”.

Otro tema en el que trabajan es en “evolucionar drásticamente en la producción de huevos, lo que es muy interesante, porque no son productos como los de una granja o el súper, sino que son especiales para la elaboración de vacunas y requieren un proceso muy delicado”, explicó el directivo tras aclarar que la preocupación no es por la posible alergia a ese insumo, “pues hay una incidencia extremadamente baja de ésta. Lo que se debe de cuidar es que el huevo no se contamine”.

Entre las estrictas medidas de seguridad, “las granjas están totalmente esterilizadas, con aire tratado y filtrado, de manera que no haya ningún virus dentro; se ubican lejos de grandes centros urbanos, por lo que no hay contaminación e, incluso, se instalan donde no existan rutas de pájaros migratorios. Todo eso garantiza que los huevos que se usan para vacunas sean de altísima calidad”.

DESDE DENTRO

La especialista en sustentabilidad de Deloitte, Rocío Canal, concluyó que “todas las empresas tenemos la obligación de revisar esta parte internamente, analizar cuáles son los recursos que requerimos para operar, de dónde los obtenemos y cómo los utilizamos más eficientemente, además de hacernos cargo de los residuos que generemos”.

Respecto a las empresas que tienen iniciativas medioambientales que no forman parte de su estrategia y materialidad, Canal aclaró que “el hecho de sembrar árboles, un acto de voluntariado, es bueno y contribuye, pero para reforestar hay que hacerlo de manera correcta. Si en lugar de ir hacia afuera o de dar donativos —que también son buenos— empezamos a revisar nuestro propio impacto y nuestra propia gestión, vamos a contribuir mucho más al cuidado del medio ambiente y, al mismo tiempo, lograr eficiencia”. Los temas ambientales y sociales, sentenció, son un rubro en el que podemos contribuir todos, ya que “son transversales al negocio, no son un área aislada. Incluso hay un estudio de Bloomberg que señala que las consultas que reciben por parte de los inversionistas en cuanto a temas ambientales se han triplicado en los últimos dos años, porque ya no están dispuestos a poner su dinero en una empresa que malgasta los recursos o impacta negativamente al medio ambiente”.

NOTAS MÁS VISTAS