Mujeres con depresión pierden capacidad de soñar

Al parecer, una deficiencia en la comunicación a nivel cerebral es responsable de que mujeres deprimidas sueñen menos y tengan sueños menos intensos.
La depresión afecta la calidad del sueño en mujeres. (Especial)

Notimex

Las mujeres con depresión registran menor capacidad de soñar, además de que lo hacen con menos frecuencia, sin detalles, sueñan una sola imagen, sin acción y sin historia, mientras que una persona sana experimenta historias con gran realismo y emoción durante el sueño.

Científicos mexicanos reportaron esos hallazgos, en una investigación sobre el contenido onírico de mujeres que registran diversos niveles de depresión.


Ana Paula Rivera García, investigadora en ciencias médicas, adscrita al Laboratorio de Cronobiología y Sueño del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, informó que las mujeres que experimentan depresión mayor sufren una reducción en su capacidad de soñar.

En diagnósticos que realizaron en pacientes deprimidas y otras sanas, los especialistas identificaron también que las del primer grupo experimentan menos emociones durante el sueño en comparación con las del segundo sector analizadas.

También si las mujeres del primer grupo logran experimentar emociones en sus sueños, éstos tienden a ser negativos, además de que es menos detallado que el de las personas sin esa enfermedad.

Rivera García explicó que observaron un déficit en la comunicación del cerebro —actividad electroencefalográfica— entre las estructuras de la corteza frontal y regiones límbicas, en específico en el hemisferio cerebral izquierdo. Precisó que este déficit es un dato aún preliminar, pero existe la probabilidad de que esa sea la razón por la cual no se genera un sueño en las mujeres con depresión


En la investigación, los especialistas convocaron a los grupos de estudio a dos noches de registro durante las cuales durmieron en el Instituto. La primera noche fue de habituación, ya que duermen de manera continua, y en la segunda se lleva a cabo el ensayo, que consiste en una serie de despertares experimentales.

A las pacientes se les colocó una serie de electrodos para registro polisomnográfico (actividad cerebral), además de electrodos bipolares en dos músculos faciales para medir las expresiones del rostro durante el sueño. Después, las mujeres ingresaban a la cámara de sueño, y los expertos realizaron registros entre las 22:00 y 6:00 horas, periodo durante el cual fueron monitoreadas para detectar las fases de movimientos oculares rápidos (MOR), donde se llevan a cabo los sueños.


FM

NOTAS MÁS VISTAS