Cuestionan renuencia a prohibir desechables

La iniciativa se degeneró completamente y se dejó un impedimiento general, señalan activistas.

Gabriela Jiménez

Activistas y empresarias en protección al medio ambiente criticaron la ley que restringe el uso del plástico en Nuevo León, al señalar que no se trata de una prohibición real y además es inviable de aplicar.

El pasado 30 de agosto, un grupo de emprendedoras en el tema encabezó una exposición sobre la crisis de contaminación y la eliminación del plástico en Casa Naranjos. Ahí, cuestionaron que la iniciativa de reforma aprobada por los diputados locales en la pasada legislatura se deformó en beneficio de los empresarios.

Perla Martínez, fundadora de la consultora Tierra Prima, manifestó que en Jalisco la ley fue más ambiciosa, y cuando se trató de promover en Nuevo León finalmente fue suavizada.

“Cuando vi la publicación, la iniciativa se había degenerado completamente y se quitó todo lo del unicel, y se dejó una prohibición general con una excepción a las que tengan 30 por ciento de plástico reciclado.

Resulta que según la Anipac (Asociación Nacional de Industrias del Plástico), ya todas las bolsas que utilizan los grandes supermercados ya cumplían con ese 30 por ciento.

“La última noticia que tuve fue que todavía tenían que instrumentar (la ley)”, explicó a los presentes.

Debido a la renuencia de la autoridad a establecer la prohibición de estos productos, Martínez también cuestionó la calidad del agua que se suministra a la población, pues el plástico, al degradarse, se transforma en microplásticos que suelen quedarse en las presas, ríos y mares.

En ese sentido, se hizo un llamado a tomar conciencia sobre el desastre ecológico que implica el uso de desechables y materiales no biodegradables, a fin de reducir el impacto ambiental, sobre todo a nivel local.

NOTAS MÁS VISTAS