Rescatan al último perro atrapado en tiro de mina

Por cuarta ocasión, integrantes del Club Alpino Águilas Aztecas bajaron al tiro de mina del barrio San José Acosta para concluir con las labores de rescate de los tres perros atrapados
Integrantes de Cuatro Patitas Un Corazón esperan que el gobierno no espere un accidente mayor para dar atención a este problema. (Jorge Sánchez)

Melisa Agüero

Después de dos semanas de espera desde la primera hazaña para rescatar a los perros atrapados en un tiro de mina ubicado en Mineral del Monte, alpinistas y protectores animales lograron asegurar al tercer can que no pudo subir a la superficie durante el primer intento.  

Por cuarta ocasión, integrantes del Club Alpino Águilas Aztecas bajaron al tiro de mina del barrio San José Acosta para concluir con las labores de rescate de los tres perros atrapados, los cuales fueron resguardados por vecinos de la zona, así como atendidos médicamente por los protectores animales y veterinarios voluntarios. A partir de ahora los perros comenzarán con el protocolo de salud, el cual será brindado por la organización Cuatro Patitas Un Corazón.  



Lorena Rivera Garnica, representante de la organización, aseveró que las condiciones superficiales de ese tiro de mina son inestables y muy peligrosas para quienes habitan el lugar, ya que la orilla del tiro se ha carcomido con el tiempo, por lo que ahora el agujero queda al ras de la cerca que también se encuentra en malas condiciones.  

Pormenorizó que espera que las autoridades municipales cumplan con el compromiso de cercar y rellenar este tiro de mina, ya que por el momento es utilizado como tiradero de basura, lo cual ha provocado la proliferación de ratas y con ello se ha desarrollado un problema de salud pública que hasta la fecha ha sido ignorado por el área de ecología de Mineral del Monte.  

Los alpinistas aprovecharon el último descenso para tomar algunas fotografías, que aunque no pudieron ser de buena calidad, esperan que sirva de evidencia para que el gobierno municipal conozca y reconozca las condiciones del espacio y la gravedad del asunto, para que con ello dé solución viable a la problemática.  

Los integrantes de la organización Cuatro Patitas Un Corazón esperan que el gobierno no espere un accidente mayor para dar atención a este problema, ya que, ahondaron, hoy fueron perros y mañana podrían ser niños, pues aseveró que quienes reportaron a los perros atrapados fueron niños entre siete y diez años que jugaban en la zona.

NOTAS MÁS VISTAS