Socios de 'fantasmas' de caso Cruz Verde buscan zafarse

Venden acciones y cambian nombre de fundadores.
Los prestanombres de la empresa fantasma, Comercializadora Abuncar SA de CV, buscaron zafarse. (Foto: Archivo)

Eduardo Mendieta

Catorce días después de la denuncia penal por presunto fraude a la Cruz Verde de Monterrey, los prestanombres de la empresa fantasma, Comercializadora Abuncar SA de CV, buscaron zafarse para no ser investigados por la Fiscalía para el Combate a la Corrupción. 

Creada por dos personas identificadas como prestanombres de los hermanos Cuauhtémoc y Hernán Chávez Hinojosa, vinculados a Comercializadora Mirof y al escándalo del Cobijagate, la acta constitutiva de la principal firma involucrada en la presunta estafa por 3.2 millones de pesos ya fue modificada. 

Los socios fundadores, Clementina Morales Hernández, quien presuntamente falseó su nombre al invertir sus apellidos, quedó como accionista inicial, y quien vendió su participación fue el otro prestanombres Alejandro Hernández Sustaita, a Javier Gerardo Seceñas Sandoval, el pasado 15 de diciembre. 

Sin embargo, cuatro meses después, el pasado 15 de mayo, a tan solo 14 días de que la Dirección Jurídica de Monterrey interpuso la denuncia penal por el presunto fraude, el recién ingresado como accionista, Seceñas Sandoval, vendió su participación accionaria del 50 por ciento a una mujer identificada como María Sanjuana Núñez Rodríguez. 

La salida del accionista se dio después de que la Fiscalía Anticorrupción solicitara información a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para ayudar en la investigación que involucra a las empresas fantasmas que defraudaron a la Cruz Verde de Monterrey. 

Abuncar es investigada por pagos por montos de 1.7 millones de pesos por concepto servicios que no acreditó.

NOTAS MÁS VISTAS