Dicen adiós a don Genaro, la profunda voz del Canto Cardenche

Familiares, artistas y promotores culturales declararon la importancia de mantener a salvo una tradición que peligra en el olvido.
Debido a la enfermedad, don Genaro sólo participaba en ocasiones con los demás integrantes. (Tomada de Facebook)
El canto es uno de los tesoros de Sapioriz. (Milenio Digital)

Lilia Ovalle

La vide venir

más no creía que era ella,

yo me acerqué hacia el pie

de su ventana.

Salió y me dijo

que era esperanza vana

volverla a ver,

mejor me duermo yo

- Al pie de un árbol

Al pie de un árbol, el alma de Sapioriz se encuentra triste pero iluminada. Familiares, artistas, gestores culturales y amigos le brindan hoy el último adiós a Genaro Chavarría Ponce, voz contralta que años atrás había dejado de escucharse con los Cardencheros de Sapioriz, pero que por momentos volvía con fuerza inaudita para recordar que la existencia es esa metáfora de la espina encarnada.

“La vida es un ciclo, empieza y termina. Sin embargo a través del Canto Cardenche la vida y el legado de don Genaro trasciende, continúa en nuestros días y a través del tiempo. Que en paz descanse”, expresó Indho, cantante de Caballeros del Plan G, quien junto a su hermano Simplee, grabó la primera canción de hip hop acardenchada, 'A morir a los desiertos', que fue dada a conocer un par de meses atrás. 

Dolor aserrado de cardo que penetra punzante y que al salir deja una herida abierta, la muerte de Genaro conmocionó a los laguneros. 

El artista plástico Gustavo Montes explicó que el hombre permanecía presente en la comunidad y cuando se animaba a cantar resultaba una experiencia extraordinaria.

“Tenía momentos de gran lucidez, cantaba de repente y eso era bastante emocionante. Te digo que cuando subió al Teatro Isauro Martínez y que todo mundo coreó que cantara y que él cantó, fue un momento de expectación bastante importante".

“Con él se va esa voz pero también se recupera la posibilidad de continuar porque se han acercado chicos a estudiar. Sus giras les dieron la posibilidad de que en otros lugares surgieran grupos. Si bien no es el canto tradicional, en la Ciudad de México tenemos el Coro Acardenchado; en Chihuahua se prepara un Festival del Cardenche, en Guadalajara están cantando y en Xalapa está un grupo dando clases".

Como arquitecto y profesor en la Universidad La Salle Laguna, Montes impulsó la construcción del Recinto al Canto Cardenche. Él considera que tras 20 años de mantenerse en giras, la promoción del Cardenche es un hecho, en tanto que la voz de Genaro Chavarría se preserva en dos discos.

Los cardencheros han trabajado duro para preservar y extender la tradición. (Milenio Digital)

La Unidad Regional de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas de Durango, se unió a la pena que embarga a la familia de Chavarría Ponce. Como amigo, apuntaron, lo sabían un excelente ser humano, por lo que esperan una pronta resignación.

También el promotor Roberto Ojeda Godoy externó sus condolencias, y refirió que si bien este canto se perfila en peligro, algunas instituciones han intentado fortalecerlo, situación que se percibe complicada tras el cambio de las administraciones públicas.

“En lo personal cuando estuve como delegado del ICED, la directora de ese tiempo, Corín Martínez, les otorgó una beca para el rescate del Canto Cardenche, para que lo compartieran con las nuevas generaciones".

“Y de la mano de Culturas Populares se trabajó en la reedición del libro ‘La Canción Cardenche. Tradición musical de La Laguna’, y de dos discos. Me tocó ser testigo cuando se fueron al Festival de Otoño de París, representando a nuestro país”.

De igual forma Verónica Martínez, integrante de la asociación civil Tierra del Canto Cardenche, refirió que la pérdida es grande pues son pocos los intérpretes que quedan en la Comarca Lagunera.

LA ESPINA QUE SIGUE DOLIENDO 

La espina que abandona la jugosa piel de cacto y se clava en la carne humana, deja sus huellas. Y a pesar de que hablar del canto y sus integrantes es pensar en trascendencia, esta se vislumbra imposible cuando se ponen los pies sobre la tierra y se coloca el forastero en el plano del cantante campesino que para vivir espera el beneficio de los ciclos agrícolas

La socióloga y promotora cultural Abigail Salazar, sabe perfectamente el contexto pues a pesar de la cosmovisión que se le imprima al arte, los Cardencheros de Sapioriz sufren la esterilidad de las tierras. Al no ser profetas en su tierra, ellos saben de las pérdidas al sembrar en el desierto pues es de la agricultura de la que sobreviven y no de su canto.

“Estoy contrariada, pero ¿qué te puedo decir que suene romántico y no se me escape de mi hociquito todo el enojo? A las autoridades que tanto se vanaglorian con ‘promover el canto’ no les interesan las condiciones en las que viven en sus últimos años. Los Cardencheros viven en la pobreza, sin seguridad social, sin apoyo a su labor".

“Claro que puedo decirte que estoy muy feliz de haber podido coincidir en tiempo y espacio con él, con Genaro, por el legado. Pero la verdad es que me parecen sumamente injustas sus condiciones, donde no hay reconocimiento ni retribución a su labor y entrega”.

Abigail Salazar testimonia porque con motivo o sin él, con cierta regularidad tomaba las llaves de su Jeep y sola o con sus hijos, o sola y esperando un hijo, llegaba al rancho para platicar con sus amigos.

Olvidados
“Como me decía don Lupe el domingo: ‘Nomás vienen a hacer sus investigaciones y ya jamás vuelven’. Las instituciones han sido muy injustas, lucran, se adornan y se olvidan. Fueron muchos los intentos, la gestión para que se les reconociera y se les otorgara una pensión, tanto en el municipio como en el gobierno de Durango, porque entregaron su vida, sus años y su salud a la promoción y preservación del canto".

“Las instituciones pagaban míseras cantidades, en ocasiones ninguna por sus presentaciones. Lo más que se les daba cuando era una presentación para el municipio o una invitación del Estado, eran cantidades que si acaso representaban el .5 por ciento de lo que les pagan a artistas comerciales y tenían que darse por bien servidos”.

El domingo pasado Abigail se fue a echar una sandía con su tocayo, don Lupe Salazar y regresó a Torreón cargada de tristeza pues testimonia que los hombres de este canto están solos, sin un centavo y sin trabajo. 

“Saber que don Genaro toda vez que dejó el canto se quedó sin rumbo y consumiéndose en la tristeza de no poder cantar y enfermo, sí te parte el alma y te da mucho coraje”, concluyó.

El documenta 'A morir en los desiertos' fue presentado hace poco tiempo. (Milenio Digital)

NOTAS MÁS VISTAS