El Fondo de Cultura Económica propondrá una revolución del libro

"Hay que eliminar un montón de lastres que impiden que sea una editorial verdadera", dice Paco Ignacio Taibo II.
El autor se declara "a favor de la austeridad". (Jesús Quintanar)

Jesús Alejo Santiago

Si bien apenas se comienza a trabajar con los presupuestos para 2019, el escritor Paco Ignacio Taibo II, propuesto por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para dirigir el Fondo de Cultura Económica está confiado que se contará con los recursos necesarios para cumplir con las expectativas que ha generado su llegada a la institución.

De acuerdo con las primeras reuniones con Hacienda, dijo en entrevista con MILENIO, "vamos a poder producir los libros que queramos, vamos a mover los recursos de un lado para otro, abaratar costos, sacar un libro de papel y volverlo digital. Vamos a contar con el presupuesto para hacer lo que queremos hacer”.

En su propuesta se encuentra la fusión de la Dirección General de Publicaciones y la Red de Librerías Educal, lo cual no significará que desarrollarán sus programas con el mismo presupuesto del Fondo, sino que se darán las transferencias de esos presupuestos.

“Estoy a favor de la austeridad, me repugna la idea de un país pobre con ciudadanos ricos. El salario del director va a reducirse a la cuarta parte, lo cual me pone de muy buen humor: no llegamos aquí por dinero”.

LA IMPOSIBILIDAD

En torno a la imposibilidad de asumir la dirección general del FCE, porque en el Artículo 21 de la Ley Federal de Entidades Paraestatales, se establece que deben ser mexicanos por nacimiento, el escritor destacó que ya se encuentra en el Senado la modificación de la ley, “que no solo me afectaba a mí, sino a otros posibles funcionarios”.

“Hasta donde tengo entendido ya pasó a comisiones. La verdad es que no le estoy dando seguimiento al asunto, espero se resuelva antes del 1 de diciembre, o asumo como encargado de despacho. Pero, además, resulta absurdo: tengo 60 años viviendo en México, hace más de 35 que soy mexicano –no lo hice antes porque mi expediente en Gobernación lo frenaba”.

Respecto a lo que se ha difundido en distintos medios de que se crearía un Instituto del Libro, señaló que el FCE continuará como tal y, simplemente, agrupará las actividades de las otras dos dependencias.

“Desde el primer día que hablamos Andrés y yo, la conversación fue: tenemos que unificar, no podemos tener una red de librerías por un lado y otra red por otro. Una distribuidora que, por cierto, no distribuye libros del FCE, porque no le paga; ni una estructura en publicaciones que, por definición, hace lo mismo que el Fondo. Todo esto duplicaba el aparato burocrático de alto nivel”.

Desde su perspectiva, el Fondo se había convertido en un cementerio para elefantes políticos, que no se caracterizaban por su habilidad como lectores, sino que estaban ahí en puestos de despedida, lo que terminó por generar mucha burocracia y “compromisos extraños adquiridos por razones de convenios, amistades o de favores”.

“Tenemos que poner por delante a los lectores. Hay que darle la vuelta al aparato, eliminar un montón de lastres que impiden que sea una editorial verdadera, porque no lo es: vamos al FCE no a maquillar el sistema, sino a lanzar una revolución en el mundo del libro”, a decir de Taibo II.

NOTAS MÁS VISTAS