Ministro italiano por derogar apoyos a la cultura

El titular de Cultura se opone al acceso gratis a museos un domingo al mes, así como al bono para que menores compren libros y asistan a conciertos y al cine.
Bonisoli abolirá el decreto impulsado en 2014 por su predecesor, Dario Franceschini (Especial)

Agencia EFE

El ministro de Cultura italiano, Alberto Bonisoli, explicó hoy que no quiere obligar a los museos estatales a abrir gratis el primer domingo de cada mes, así como tampoco está de acuerdo con el “Bonus Cultura” de apoyo a las actividades culturales de menores de 18 años.

Bonisoli adelantó a los medios que abolirá la norma que obliga a los museos del país a abrir gratis el primer domingo del mes y permitirá “mayor libertad a los directores” de los museos para que decidan. “Si quieren abrir gratis un domingo, no hay nada de malo. Pero que sea obligatorio no es bueno”, opinó ante los medios locales durante una visita a la Biblioteca Nacional de Nápoles.

El ministro adelantó así su deseo de acabar con el decreto impulsado en 2014 por su predecesor, Dario Franceschini, del Partido Demócrata (PD, centroizquierda), que permitía visitar gratis museos y yacimientos arqueológicos estatales cada primer domingo del mes.

Bonisoli opinó que la medida quizá tenía sentido en épocas de poca presencia turística, pues animaba a la gente a visitar los museos, pero no es útil cuando las ciudades están repletas de visitantes.


Jóvenes en una proyección en la plaza de San Cosimato, en Roma, en contra de la demolición de un cine en 2017 (EFE)

“El problema es cuando se obliga desde el Ministerio a abrir el primer domingo de agosto, con miles de turistas extranjeros que llegan y piensan que los italianos están locos porque les dejan pasar gratis”, consideró Bonisoli.

El ex ministro Franceschini respondió rápidamente y apuntó que la medida de la gratuidad de los museos un domingo al mes ha acompañado al aumento de los visitantes de paga y “ha acercado a los ciudadanos a los museos” de todo el país.

“¿Por qué quitarla, ministro Bonisoli? Piénseselo”, le dice el político destacando que es una medida política que se impone a la cultura. “Las cosas justas que funcionan no tienen color político. No haga pagar su deseo de discontinuidad política también a la cultura de los italianos”, zanjó Franceschini, actual diputado del PD.

Posteriormente Bonisoli respondió a las críticas que le llegaron por sus palabras y dijo que con su planteamiento “la gratuidad podría aumentar” y apostó por “medidas determinadas por el contexto y no dictadas por una obligación centralista”.

La célebre Galería de Uffizi en Florencia (Especial)

Bonisoli, del Movimiento Cinco Estrellas, que se afirma como ecologista y está en contra del sistema político tradicional (de los partidos políticos), también dijo tener dudas sobre otra de las medidas del pasado gobierno, el llamado “Bonus Cultura”, equivalente a 500 euros (584 dólares), que permite a los menores de 18 años canjearlos por entradas al cine, conciertos y museos, así como para adquirir música y libros.

Esta derogación, sin embargo, podría provocar una fuerte reacción de los jóvenes italianos ante el cese de un apoyo indispensable en un país donde las prácticas culturales son costosas.

AG






NOTAS MÁS VISTAS