Recibieron atención más de 450 inmuebles tras sismos

El Plan Maestro para recuperar el patrimonio nacional afectado por los terremotos de 2017 se concluirá en diciembre de 2020.
Templo de Santo Domingo, en Tlatayapam, Oaxaca. (Cortesía INAH)

Milenio Digital

A unos días de cumplirse el año de los sismos que afectaron al país y, con ello, al patrimonio cultural, poco a poco se empieza a recuperar con la restauración de 450 inmuebles y 41 zonas arqueológicas.

Luego de los sismos de septiembre de 2017 se realizó un censo que arrojó cifras que ningún otro país había enfrentado a lo largo de los siglos: afectaciones a un total de dos mil 340 bienes inmuebles y cinco mil 789 bienes muebles en 11 estados de la República.

La mayor parte de los inmuebles afectados fueron templos, conventos y capillas del periodo virreinal y del siglo XIX; también obras de arquitectura vernácula, bienes con valor artístico, museos y zonas arqueológicas, de los cuales 431 registraron daños severos, mil 019 moderados y 890, menores.

Bienes inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco como el Centro Histórico de Xochimilco y los de ciudades como México, Puebla y Oaxaca, así como el conjunto de 14 monasterios en las faldas del volcán Popocatépetl, resultaron con daños diversos.

Entre las primeras acciones que se pusieron en marcha estuvo la definición de un Plan Maestro para la tarea de restauración de los bienes muebles e inmuebles y se determinó el esquema de financiamiento para la recuperación de los bienes afectados.

Durante el proceso, 48 brigadas, con mil 100 especialistas, recorrieron comunidades y municipios para verificar las afectaciones.

De acuerdo con un documento de la Secretaría de Cultura, encabezada por María Cristina García Cepeda, tanto el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), como la Dirección General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural, actuaron en coordinación con todos los niveles de gobierno y, en especial, con instituciones académicas, asociaciones religiosas, grupos comunitarios, organismos privados e instancias internacionales para la identificación y diagnóstico de los daños y para la recuperación total del patrimonio.

De acuerdo con el Plan Maestro, dividido en tres fases, se espera concluir todos los trabajos de restauración del patrimonio en diciembre de 2020.

NOTAS MÁS VISTAS