¿Será un Super Bowl repetido o inédito?

Con los cuatro equipos que avanzaron a la Final de Conferencia sólo se podría dar un Súper Domingo que ya se había visto, Patriotas vs. Carneros
El Super Bowl LIII se disputará el 3 de febrero (AFP / AP / Reuters)

La Afición

Cuando la lista de sobrevivientes de la temporada regular se redujo a 12 equipos, se pudo definir que había nueve Super Bowls que ya se habían presentado. Ahora, ya que solo quedan Jefes, Patriotas, Santos y Carneros, la única posibilidad de ver un encuentro que ya se dio es si Nueva Inglaterra y Los Ángeles se encuentran.

Las interrogantes por quién llegará al Super Bowl siempre despierta la nostalgia de pensar en una reedición, una revancha, aunque la tendencia dicta, por probabilidad, que el campo presente una imagen inédita con las dos zonas de anotación decoradas, ya que en sólo 13 de los 52 juegos disputados se han encontrado coincidencias.

Esta temporada solo sería posible ver una revancha si Tom Brady y Jared Goff son los mariscales de campo de los equipos que estarán en el encuentro del 3 de febrero en Atlanta, ese ha sido el único Super Bowl que se ha presentado entre los finalistas de Conferencia.

Lo anterior se da ya que Kansas City, Nueva Orleans y Los Ángeles suman sólo seis apariciones en este choque, tres de ellos cortesía de los Carneros. Así, las posibilidades marcan que es más posible ver un choque original.

Para el inicio de la postemporada, las combinaciones abrían un panorama amplio, sobre todo si se considera que dos de los tres equipos con más apariciones en el juego, Vaqueros de Dallas con ocho y los Patriotas de Nueva Inglaterra con 10 (récord de la liga) quienes iniciaron con posibilidades de repetir el Super Bowl XX ante los Osos de Chicago, la edición XXXVI del juego ante Carneros, entonces de San Luis.

Llegar a las tres ediciones (récord que ostentan Pittsburgh y Dallas) junto a Filadelfia, para además, ser el segundo juego que se repita en ediciones consecutivas (Vaqueros y Bills en los SBs XXVII y XXVIII) o el súper domingo XLIX que ganaron ante Seattle.

La lista se acorta con el resto de los equipos, siendo los Potros de Indianápolis los segundos en la lista, con dos posibles repeticiones: Super Bowl V, cuando estaban en Baltimore y vencieron a Dallas con un gol de campo, 19-16 o la edición XLIV, cuando cayeron ante los Saints.

El resto de equipos de la Conferencia Americana no posee ninguna posible repetición, dado, primero, que los Texanos nunca han pasado a uno y los rivales de Cargadores de Los Ángeles y Jefes de Kansas City no alcanzaron la cita: 49es de San Francisco en el Super Bowl XXIX para los californianos y para los de Missouri, Green Bay, rivales en el primer duelo de esta condición, ni los Vikingos, a quiénes vencieron tres años más tarde en el Super Bowl IV.

Ahora, los sobrevivientes de esta campaña 2018 pueden brindar, sólo una repetición de Super Bowl, a pesar de que los cuatro, ya poseen por lo menos, un trofeo Vince Lombardi. En caso de darse los resultados, sería el Carneros de Los Ángeles contra los Patriotas de Nueva Inglaterra, quiénes se enfrentaron en la edición trigésimo sexta del juego, misma que conquistaron los de Massachusetts con un gol de campo de Adam Vinatieri en la última jugada del partido, que además, significó el primero de cinco campeonatos que ahora presume el equipo.

El partido más célebre dentro de estas repeticiones por supuesto, recae en el Acereros de Pittsburgh contra los Vaqueros de Dallas, juego con más ediciones de Super Bowl: X, XIII y XXX, que valen dos victorias para los de Pennsylvania, que se establecieron como la gran fuerza dominante de los 70, mientras que la revancha texana cayó en el último viaje de los de la 'estrella solitaria' al gran partido, que además culminó su época dorada con tres títulos en cuatro campañas, liderados por Troy Aikman, Emmith Smith y Michael Irvin.

La primera vez que un Super Bowl tuvo un reencuentro fue hasta la edición décimo séptima del juego, cuando los Pieles Rojas de Washington tomaron revancha de unos Delfines de Miami que los derrotaron 14-7 diez años antes, en la culminación de su temporada perfecta de 1972. En el primer título para los capitalinos, John Riggins, quien corrió para 161 yardas y una anotación, se proclamó el Jugador Más Valioso en el triunfo 27-17.

Apenas seis años más tarde, los 49es de San Francisco le repitieron la dosis del Super Bowl XVI a los Bengalíes de Cincinnati, ésta vez, 16-13, con la célebre marcha ofensiva que terminó con el pase de Joe Montana a John Taylor en la zona de anotación. En el primer enfrentamiento, fue el propio #16 quién llevó a los californianos a su primer título, 20-16.

Ya entrados en los 90, los Bills de Búfalo culminaron su infame racha de cuatro viajes consecutivos al juego grande con dos derrotas ante los Cowboys, en los Super Bowls XXVII y XXVIII, donde apenas les alcanzó para anotar 30 puntos, por 82 recibidos. 52-17 en el primero de los enfrentamientos y 30-13 en el segundo.

Con el Super Bowl XXX ya mencionado en la lista, hay que viajar hasta el Super Bowl XLVI, que vio el segundo enfrentamiento entre Gigantes de Nueva York y Patriotas de Nueva Inglaterra en cuatro campañas, ambas con triunfo para los de la 'Gran Manzana', primero en el Super Bowl XLII, cuando su 17-14 rompió la temporada perfecta de Brady y compañía y en Indianápolis, terminaron ganando 21-17.

Finalmente, el año pasado representó el último de estos duelos dobles, con la revancha de las Águilas de Filadelfia, todavía campeones reinantes, quiénes cobraron con su 41-33, el 24-21 que les propinaron en el Super Bowl XXXIX en Jacksonville.

Dos duelos, cuatro equipos y una sola posibilidad de repetir: ¿será que el cuento es al revés y ahora el joven Goff se espejea en el Tom Brady de 2001 y el #12 se refleje en Kurt Warner? Sólo ocho cuartos nos los dirán.

Con información de Omar García Cosío

NOTAS MÁS VISTAS