América golea y aumenta la crisis de Pachuca

El campeón mantiene su inercia positiva y lograron su segundo triunfo del torneo al vencer de manera contundente a Pachuca
Club América goleó a Pachuca en el Estadio Azteca (Imago7)

Higinio Robles

América no pierde la inercia de la Liguilla, la mantiene del mismo modo pese a las bajas. Ya suma 22 partidos sin derrota y se muestra sólido, el campeón no titubea y mientras resuelve las entradas y salidas avisa que tiene mucho músculo y aún aguarda por los regresos de Andrés Ibargüen, Roger Martínez y Jérémy Ménez. Pero con los elementos que tiene fue mejor que Pachuca al que doblegó con autoridad por 3-0.   

El campeón volvió a su casa, después de que hace poco más de un mes celebrara en ese mismo campo su título de Liga y la imagen que ofrece no dista mucho de lo que mostró en la Liguilla, se presentó como un equipo sólido y compacto, uno que domina los automatismos que su entrenador pretende.

Y es que las Águilas no han perdido esa constancia en su juego, es verdad que extrañan ese desparpajo que les dio Lainez en sus últimos juegos y el revulsivo que fue Cecilio en los recientes partidos que el paraguayo jugó, porque su situación sigue sin resolverse, pero ya no entró en la convocatoria para el compromiso contra los Tuzos.

Así que el Piojo tiró de la cantera para cubrir ese hueco, Miguel apostó por José Guadalupe Hernández, un jugador que se mostró voluntarioso, pero sus decisiones no fueron tan acertadas, sobre todo en la última jugada, por lo que al medio tiempo se fue a la caseta de suplentes. Será el tiempo de juego el que le ayude a decidir mejor.

Y es que, por ahora, al América le alcanza con lo que tiene para ser un equipo reconocible, porque mostró una buena cara contra Pachuca, un cuadro que se reforzó de buena manera -basta ver su banca para dar fe de ello-, pero que no logró compenetrarse como pretendía Pako Ayestarán. 

Las Águilas se hicieron con el control del juego, tuvieron el balón y procesaron sus oportunidades; vuelta de un lado al otro hasta encontrar el momento de hacer daño, con un Renato manteniendo el tono de desequilibrio de la pasada Liguilla.

Pero si hay alguien que no pierde el estado de forma ese es Guido Rodríguez, el mediocampista argentino es el barómetro de los azulcrema, marca los tiempos como fino reloj y encima marca goles, porque el primer gol surgió de su pierna derecha. Ya se había perdido un cabezazo, pero en la siguiente que tuvo mandó la pelota al fondo tras rematar un córner lanzado por Ibarra.

Pachuca no se agitó, apenas respondió con un tiro desviado de Franco Jara y otro disparo que se enfrió en las manos de Marchesín. Las Águilas no le permitieron más y se fueron al descanso con la ventaja. 

Y si algo tiene el campeón es que ha demostrado que sabe dar golpes en momentos puntuales. Cristian Insaurralde -el volante que no entra en los planes del Piojo- ingresó por Guadalupe Hernández, y el argentino, en la primera que tuvo, asistió a Henry Martín para que la Bomba marcara el segundo. 

Cosas del futbol, unos minutos después Henry le devolvió el favor y le puso una pelota que Insaurralde remató con la izquierda para el tercero. Dos jugadores que parecen estar relegados a un papel secundario, reclamaron credibilidad y confianza con goles que encaminaron a las Águilas a su segunda victoria del torneo.

Y es que Miguel ha gestionado un grupo en el que la competencia interna impide el conformismo y la relajación, además en su plantilla aflora el orgullo personal para buscar llenarle el ojo a su entrenador y darle más dolores de cabeza a la hora de confeccionar una alineación. Desde ahora, los lesionados y los refuerzos saben que tendrán una empresa muy dura para ganarse un puesto.

El resto del partido fue de trámite, América lo resolvió muy pronto y Pachuca no mostró capacidad de reacción y en las jugadas con las que buscó descontar se topó con Marchesín. A Pako Ayestarán no le dio tiempo de pensar en soluciones, porque fue cesado de su cargo, la directiva hidalguense cree que la forma de salir del trance del inicio del torneo debe ser con otro capitán al mando del barco, porque con la calidad de plantel que hay, ante dos pesos pesados Pachuca ha quedado a deber. Monterrey lo maltrató y América también lo negó en el Azteca.

Es verdad que el torneo apenas empieza, pero América muestra maderas, se levanta como un equipo serio y aún espera por un delantero y un volante que le den más calidad al vasto plantel que ya posee. Mientras eso se resuelve, el músculo y la inercia que trae de la pasada Liguilla, lo mantienen como el rival a vencer.


NOTAS MÁS VISTAS