Inauguran la temporada novilleril en la Nuevo Progreso

Los mejor librados fueron los novilleros Rafael Reinoso y Juan Padilla.
La actividad taurina volvió a Guadalajara. (Cortesía)

Milenio Digital

La plaza de toros Nuevo Progreso volvió a abrir sus puertas, para lo que será un certamen novilleril seguido de las corridas de la Feria de Octubre. Sin embargo, el festejo inaugural quedó mucho a deber. Los mejor librados fueron los novilleros Rafael Reinoso y Juan Padilla, quienes fueron ovacionados en el tercio, al igual que el picador David Vázquez y el banderillero Raúl Aguilar el ‘Chiquis’. 

La actividad taurina volvió a Guadalajara con las novilladas del certamen nacional Soñadores de Gloria, que tiene en una sus fases finales a la Perla Tapatía. El primer festejo fue de los conocidos como de selección, con la participación de seis aspirantes a matadores de toros, ante igual número de ejemplares, con la esperanza de que alguno de los chicos logre un triunfo que le abra nuevos carteles. Pero lo que predominó durante la tarde de este domingo fue el tedio. Cabe destacar que el encierro de El Garanbullo y de Arroyo Hondo, no mostró demasiadas complicaciones, pero en cambio se apagaron pronto. 

El primero en actuar fue Rafael Reinoso ante un novillo de Arroyo Hondo. Reinoso se mostró solvente ante las exigencias del burel al que pudo someter al grado que poderle cuajar una buena serie por el lado derecho, su pecado fue en la ambición de conseguir algo más grande alargó en demasía la faena, lo que ocasionó que se enfriara el entusiasmo, a pesar de ello, fue el mejor librado de la tarde. 

El siguiente turno correspondió al regiomontano Juan Padilla, quien sustituyó al tapatío Luis Octavio Ruvalcaba, quien no pudo actuar debido a una lesión sufrida días antes. El regio se entregó en una faena valiente y de capacidad técnica que remató con una estocada sin muleta a un precioso novillo de pinta jabonero de El Garambullo, pero que resultó de defectuosa colocación. 

El español Daniel Menses pasó de noche por el ruedo de la Nuevo Progreso, salvo el detalle de mal gusto de quitarse las zapatillas, poco se puede recordar de su actuación. 

En el cuarto de la tarde, de la ganadería de El Garambullo, y lidiado por Iván Hernández, las cuadrillas tuvieron una actuación sobresaliente.

Primero con la actuación del picador David Vázquez, quien apenas apareció en el ruedo tuvo que aguantar una acometida de largo del novillo para cuajar un gran puyazos, y luego su compañero el ‘Chiquis’ se lució con las banderillas, ambos fueron llamados por el novillero para saludar en el tercio. Con la muleta, Iván aguantó varias tarascadas del astado hasta que una de ellas lo prendió de fea manera, por fortuna sin consecuencias. 

A su vez, José Miguel Arellano por una parte exhibió falta de experiencia, pero detalles de calidad. Mientras que Gerardo Sánchez estuvo voluntarioso, pero sin lograr consolidar su actuación, además de que se puso pesado con los aceros. 

Tarde larga y de pocas emociones. 

Con información de Jesús Zárate 

GPE

NOTAS MÁS VISTAS