Baddha Konasana o la Postura del Zapatero

Es considerada como una de las mejores posiciones de yoga por sus numerosos beneficios terapéuticos
Baddha Konasana o la Postura del Zapatero (Especial)

Marién Estrada

Los textos yóguicos consignan que Baddha Konasana es la posición más poderosa y efectiva contra los problemas digestivos. Baddha en sánscrito significa "atado" o "restringido" y kona "ángulo" aunque también se le conoce como la Postura del Zapatero, porque emula la posición de estos trabajadores en la India, o la Postura de la Mariposa, dado que el movimiento de las piernas para intensificar la apertura de cadera, recuerda al aleteo de estos insectos. 

De acuerdo al Maestro Sri K Pattabhi Jois en su libro Yoga Mala, esta asana es benéfica para las tres peores dolencias: Problemas de columna, hemorroides y problemas de recto: “Es difícil, pero extremadamente importante controlar Mula y Uddiyana bandha cuando se practica, especialmente si las hemorroides son una condición del practicante”. Estos bandhas son las contracciones musculares que actúan como cerraduras hidráulicas de la energía, correspondientes a la zona del periné y el abdomen respectivamente. 

Baddha Konasana además se recomienda a las personas que padecen trastornos urinarios: “Pelvis, abdomen y espalda obtienen un aporte mayor de sangre y son estimulados. También mantiene en buen estado los riñones, la próstata y la vejiga. La postura previene el dolor ciático y vence la fatiga. Practicada regularmente alivia dolores y pesadez en los testículos”. 

La postura es excelente para las mujeres ya que normaliza los períodos menstruales irregulares y corrige el funcionamiento de los ovarios. Las mujeres embarazadas que la realizan diariamente disfrutan de un parto mucho menos doloroso por la apertura de cadera que se logra. Esta asana es recomendada para la práctica de pranayama y meditación.

Armando la postura 

En el suelo con las piernas estiradas, doblar las rodillas y juntar las plantas de los pies acercando los talones al periné. El borde externo de ambos pies deberá apoyarse sobre el suelo. Bajar las rodillas intentando que toquen el mat. Con los pies sujetos con las manos, mantener la espalda erguida y mirar hacia la punta de la nariz. 

Posicionar los codos encima de los muslos, presionando hacia abajo. Exhalar, flexionando el tronco hacia delante y apoyar la frente, luego la nariz y, finalmente, la barbilla en el suelo o hasta donde se pueda. Se pueden hacer unos cuantos rebotes con las piernas para facilitar que las ingles se vayan abriendo y poder bajar las rodillas. Mantener esta postura de medio minuto a un minuto, respirando normalmente. Inhalar, enderezar el tronco y salir de la posición. 


(Con información de yogaconciencia.blogspot.com y pranapranayoga.blogspot.com) 


Twitter: @caminoamarillo7

NOTAS MÁS VISTAS