Brahma Yoga: volver al origen

Actualmente es posible encontrar en la oferta de yoga, los más bizarros y disímbolos estilos inspirados en esta disciplina milenaria. Lo cierto es que en muchos casos el sentido original de la práctica queda desdibujado o incluso peor, acaba por perd
Brahma Yoga: volver al origen (Especial)

Marién Estrada

La raíz sánscrita de la palabra yoga significa unir o unión y su propósito es lograr, de entrada, una unión armónica con el mundo interior y a partir de ese punto, lograr unirlo con el mundo exterior; de ahí que iniciativas como la de Brahma Yoga sea una buena opción. 

Fundada en 2010 en India, Brahma Yoga es una escuela que está enfocada en rescatar el verdadero objetivo de la doctrina del yoga y que es la filosofía de claridad que debe imperar tanto dentro, como fuera de uno mismo y, de esta manera, practicar en armonía con la vida que nos hace uno con el universo. 

“No es solo un nuevo estilo de yoga. Se trata de una escuela que busca ofrecer a sus participantes esta disciplina como originalmente fue creada. Cada sesión está planteada para satisfacer las necesidades físicas, mentales, emocionales y espirituales del practicante”. 

De hecho, Suresh, el creador de la escuela, había trabajado la mayor parte de su vida en un banco, hasta que, según cuenta él mismo, comenzó a sentirse incómodo con su estilo de vida. En los primeros años, esta inconformidad lo llevó a dar largas caminatas por los densos bosques, “donde encontró tranquilidad en el silencio, llegando a disfrutar de la profundidad de esas sensaciones”. Fue alrededor de 1995 que penetró en el mundo del yoga

“Me motivó un fuerte deseo de no llegar al final de mi vida, de mi carrera o de un año más, dándome cuenta de que no había vivido mi vida de una manera significativa”. 

Las enseñanzas se basan fundamentalmente en los textos sagrados como los Yoga Sutras de Patanjali, y en la aplicación de elementos clásicos como la práctica de asanas para lograr un cuerpo flexible, fuerte y equilibrado, libre de enfermedad y relajado; la aplicación de técnicas respiratorias o Pranayama, para canalizar el flujo de la energía vital, logrando alcanzar un profundo equilibrio; y el uso de la meditación como una herramienta para asentar y despejar la mente, logrando experimentar estados de concentración elevados.

“La combinación adecuada de estos elementos, con el conocimiento correcto de la vida y la acertada comprensión de la finalidad y prioridades de la existencia, lleva al practicante de Brahma Yoga a desarrollar un grado de mayor confianza y libertad. En realidad, la práctica de asanas es una historia de amor que entablas con tu propio cuerpo”. 

Entre los beneficios que los practicantes de Brahma Yoga disfrutan, se encuentra la pérdida de peso, un cuerpo fuerte y flexible, una piel brillante, tranquilidad mental y buena salud en general. Finalmente, esta modalidad de yoga, haciendo honor a las premisas originales de la doctrina, se enfoca en unir el cuerpo, la mente y el espíritu; “un estado armónico en el que el camino de la vida es más tranquilo, más feliz y más satisfactorio”.

NOTAS MÁS VISTAS