Tarde 'gris' de novillada en Lerdo

Como parte del Serial "Soñadores de Gloria", ninguno de los tres matadores no lucieron como se esperaba.
Los tres alternantes 'batallaron' con la falta de bravura de los novillos. (Martín Piña)

Milenio Digital

Las recientes lluvias en la Región Lagunera, no dejaron lucir a los novilleros que se presentaron la tarde de este sábado en la Plaza de Toros Alberto Balderas de Lerdo, en la segunda fecha del Serial Nacional “Soñadores de Gloria”. 

Tal como el cielo, gris fue la novillada de este sábado, los alternantes se vieron voluntariosos, dieron lo mejor de sí, pero aunado a la falta de bravura de algunos novillos, las malas condiciones del ruedo no les permitieron lucir su tauromaquia. 

Incluso para tratar de mejorar en sus suertes, los novilleros torearon descalzos. 

El tercero de la tarde fue recibido de rodillas por Octavio López, quien le ofreció el novillo al Director de la Escuela Taurina de Torreón, Rafael Cortés Montalvo. 

‘Jarrito’ de 360 kilos, un novillo que no mostró su crianza y que embistió en más de cinco ocasiones al novillero, no le permitió faenas y provocó buscara matar antes de tiempo. 

Octavio falló con la espada en tres ocasiones que le valieron el repudio del público y el aviso del Juez de Plaza. Al final mató bien y pidió la oportunidad a la autoridad y salió en aplausos. 

El valenciano Miguel Polope, recibió también de rodillas a ‘Cantarito’ de 355 kilos. Su escuela y su destreza le permitió sólo sacar unos cuantos derechazos y algunos invertidos, no se pudo más, al momento del estoque falló en tres ocasiones, la cuarta fue buena y decisiva, pero no le valió ni su petición al juez de una benevolencia y se fue con palmas. 

José María Hermosillo, recibió al primero de la tarde. 

A Patriota 350 kilos. Nada pudo hacer y se fue entre aplausos. Lo mismo que Patricio Ochoa. El intento, pero nada pudo hacer con ‘Malafacha’ de 330 kilos de peso

NOTAS MÁS VISTAS