Nadie interfiere con mis sueños: John Travolta

El actor estadunidense formó parte de los invitados especiales de México Siglo XXI, en donde compartió consejos para alcanzar sus metas a los próximos líderes mexicanos.
John Travolta en el Auditorio Nacional (Cortesía: Edgar Negrete)
John Travolta en el Auditorio Nacional (Cortesía: Edgar Negrete)
John Travolta en el Auditorio Nacional (Cortesía: Edgar Negrete)
John Travolta en el Auditorio Nacional (Cortesía: Edgar Negrete)

Eduardo Gutiérrez Segura

En el Auditorio Nacional, John Travolta se dirigió a 10 mil futuros líderes mexicanos, a quienes les pidió que no permitan que nadie se interponga en sus sueños y les aconsejó rodearse de personas que los apoyen sin ningún tipo de reparo, esas, les aseguró son las herramientas del éxito, después de su discurso encantó a los asistentes con su baile.

“Quiero felicitar a cada uno de ustedes por un logro espectacular: obtener una beca, muy bien hecho, me siento orgulloso de cada uno de ustedes, porque son el futuro”, expresó Travolta al arranque de su encuentro con los becarios de Fundación Telmex Telcel, en donde compartió con ellos que ha logrado cumplir las metas que tuvo desde su niñez.

El actor enfatizó que lo más importante para él fue el apoyo de sus padres y ahora el impulso que le brinda el público que lo apoya en cada proyecto o en el caso de este día, el que está presente en el inmueble de Paseo de la Reforma: “Se siente genial, me siento querido, que me cuidan, que me están reconociendo, que me dan una importancia y eso lo agradezco mucho”.



En su encuentro con la juventud nacional, el protagonista de Tiempos violentos (1994, Tarantino) enfatizó que “nadie interfiere con mis fantasías y sueños, si quiero hacer algo divertido para mí y otros, observo que nadie lo interrumpa”, una filosofía de vida a la que invitó a todos, al mostrar que su ideal de que su casa casi es un aeropuerto, se hizo realidad.

“Básicamente piloteo un avión (para ir al trabajo), cuando era joven había una caricatura, Los Supersónicos, se suponía que para el año 2000 todos iban a vivir en una casa que tuviera un jet y una nave espacial, soy el único que hizo caso, tengo tres aviones. A los 13 años mi fantasía era tener esto, y como dije, nunca permití que nadie se interpusiera en el sueño que quería lograr”, comentó.

El actor recordó sus papeles más icónicos en el cine como en Vaselina  Fiebre de sábado por la noche  y accedió a bailar con   Maggie Hegyi  en el escenario: “Todos los pasos que hice en la pantalla eran posibles hacerlos hasta cierto grado, por eso era divertido, porque la gente se animaba a repetir los pasos sobre la pista, era como un regalo”, finalizó.

LLG



NOTAS MÁS VISTAS