‘Casi normales’, un musical revolucionario

Tras muchos años acariciando el sueño de traer a México el fenómeno off-Broadway sobre una mujer bipolar, Diego del Río dirige un elenco de primera línea encabezado por Susana Zabaleta.
Mariano Palacios, Jerry Velázquez, Héctor Berzunza, María Panella, Federico Di Lorenzo y Susana Zabaleta. (Alfonso Manzano)

Adriana Jiménez Rivera

El silencio de los camerinos del teatro Aldama se rompe. Son casi las 4 de la tarde y Mariano Palacios y María Panella son los primeros en llegar, unos minutos después entran Héctor Berzunza, Federico Di Lorenzo y Jerry Velázquez, seguidos de Susana Zabaleta. Así se completa el elenco de Casi normales, el musical de Tom Kitt y Brian Yorkey que, coinciden todos, ha sido “muy aleccionador”.

A todos ha dejado “muchas enseñanzas”, dicen al romper su habitual rutina y atender la entrevista de M2 en ese tiempo que tienen para adentrarse en sus personajes, tanto física como mentalmente, para ofrecer al público “una convivencia generadora de emociones”.

Al observarlos en escena es imposible no encontrase en alguna de las frases, de las situaciones, miedos, cuestionamientos y hasta incertidumbres que reproducen en cada función, detonados por la enfermedad de Diana (Susana Zabaleta), generadora de la historia que dirige Diego del Río.

“El teatro es un diálogo entre el espectador y la historia que está viendo”, destaca Héctor, quien al subir al escenario lo hace como el siquiatra; y de inmediato Gerry añade: “Por eso siempre se crea una reacción. Y en este caso con más razón porque estamos hablando de un tema fuerte, de hecho esa fue una de las razones por las que estoy agradecido de ser parte de esta historia pues siempre he estado interesado en trabajar en textos que sean importantes para la sociedad”.

María da vida a Natalie Bueno, la hija de Diana, y desde su experiencia destaca que la trama “es tan potente, que viaja de manera muy directa al corazón del público, de ahí que de pronto escuchas las reacciones en la sala”.

Federico di Lorenzo, quien da vida a Daniel Bueno, el esposo de Diana, destaca el valor de la música en la historia y confiesa: “A mí me atrapó la música y nunca pensé que iba a llegar a esto, a las escenas, las canciones, pero sobre todo a ese feedback que tienes con la gente, es increíble la forma cómo se conecta con lo que ve en el escenario”.

Una voz en off se escucha dando la primera llamada en la sala, donde el público empieza a ocupar sus butacas para la primera función; mientras los actores siguen compartiendo lo que ha sido esta aventura en la que “la dirección, pero sobre todo la experiencia y asesoría de Diego del Río, quien está pendiente de cada detalle, aún cuando la obra ya está completamente trazada; ha sido básico para el resultado”, destaca Mariano Palacios, quien interpreta a Gabriel Bueno, el otro hijo de La Zabaleta.

El reloj avanza y ya hay poco tiempo para terminar con la rutina previa al aviso de la tercera llamada, entonces Susana da su versión en su camerino, mientras detalla su maquillaje y arregla su vestuario.

“Esta es la obra más pesada que he hecho, llevo seis kilos abajo”, expresa y de inmediato aclara “pero no podía dejar de hacerla, porque me conmueve la forma en que Diana vive y actúa sin darse cuenta que en su enfermedad arrastra a los demás. Es fuerte, muy fuerte, pero así es la enfermedad mental”.

Aunque “me ha hecho voltear a ver mi vida, ver que no todo está tan, tan cabrón, porque es ver el dolor de las demás personas y entender que no debes ser tan duro, cuando volteas y le dices a alguien: ‘Pinche loca’. Y cuidado porque nos la pasamos diciendo esas cosas, y nunca sabemos en qué rollos está metida cada persona… ha sido una lección”.

Funciones viernes 20:30, sábado 17:30 y 20:30, domingo 16:00 y 19:00. Hasta el 21 de abril.

NOTAS MÁS VISTAS