'Confesiones de mujeres de 30' tendrá una reposición

La puesta en escena 'Confesiones de mujeres de 30' tendrá una reposición a finales de mes, en el teatro Fernando Soler, con un elenco y temáticas renovadas
'Confesiones de mujeres de 30' tendrá una reposición (Foto: Alfonso Manzano)
'Confesiones de mujeres de 30' tendrá una reposición (Foto: Alfonso Manzano)
'Confesiones de mujeres de 30' tendrá una reposición (Foto: Alfonso Manzano)

Eduardo Gutiérrez Segura

Los conflictos, sinsabores, pero también éxitos y alegrías que las féminas experimentan cuando alcanzan “el tercer piso”, son retratados desde la comedia en la puesta en escena Confesiones de mujeres de 30, que tendrá una reposición a partir del 30 de enero en el teatro Fernando Soler, con un elenco y temáticas renovadas.

Dalilah Polanco, Lorena de la Garza y Ginny Hoffman, entre otras integrantes del cast anterior, contentas, en una “ceremonia” en Bistró Chapultepec, pasaron la estafeta a María Gallegos, Paola Arrioja, Patricia Gallo y Ana Cecilia Anzaldúa que protagonizarán el revival del montaje que contará con la dirección escénica de Lía Jelín.

“Confesiones de mujeres de 30 para mí es una obra muy importante, porque subirme a un escenario y desnudar a tantas mujeres de esta manera fue algo muy divertido; el exponerte, conseguir que la gente se diera cuenta de cómo nos va ‘partiendo el queso’ la edad, pero cómo lo tenemos que abrazar y hacerle para que no sea una derrota sino un triunfo.
“Con todo esto vi a la gente como se identificó, cómo reconoció, (incluso) cómo niega, aunque por dentro están mordiéndose las tripas, porque a todos se nos cae la cara, las Lolas, las nalgas, a los hombres se les caen otras cosas muy interesantes… la arruga, la celulitis, las decisiones, los hijos, de verdad crecer es una situación humana, no es un problema femenino”, dijo Polanco a M2.

En ese mismo tenor, María Gallo considera que este montaje debería llamarse Confesiones de seres humanos: “Muchos temas de los monólogos nos identifican de manera personal, porque son muy diferentes en historia de vida, situaciones, carácter, sin embargo, somos mujeres de 30 y tenemos esos claroscuros, con una realidad que engancha al público.

“No solo a las mujeres, sino a los hombres, porque lo pueden abarcar desde un lado cómico. Para mí, lo que más importa es que el espectador en la butaca sienta, si es felicidad, qué padre, si es angustia… bueno, lo que sea es importante, porque eso quiere decir que logramos transmitir como actrices las emociones con las que hemos trabajado”, expresó Gallo.

Para Paola Rioja, es igual de relevante comprender que este montaje si empodera a su sexo, pero, como debe ser en la vida real, sin pasar por encima de nadie: “Lo hace desde un lugar 100 por ciento humano, todos pasamos por ciertas crisis, con momentos de luz y de oscuridad, estamos desde hace muchos años, la mujer busca un lugar desde el que no sea opacada por el hombre.


“En el que podamos tener igualdad de condiciones, pero aquí se habla de lo que nos pasa en la piel, sí de arrugas, pero más de lo que vamos sintiendo, buscando fortalecernos y hacernos cómplices entre mujeres, pero también con los hombres, el punto es agarrarte de la humanidad para empoderarte, sin pisotear a un género o por hacer menos y sin culpas”, abundó Rioja.

Confesiones de mujeres de 30 muestra el statement de lo complicado que ha sido para la mujer levantar la voz y también se modernizó para mostrar la temática de hoy: “Todos los monólogos están actualizados, porque ahora tenemos otras formas de vivir con los mismos problemas emocionales, pero con los teléfonos viene la nueva inseguridad de los seguidores.

"De ser conocida en las redes sociales, se suma uno de los monólogos esta temática y qué causa, creo que eso le permite una identificación a cualquiera, no solo a las mujeres, porque ya nadie puede salir ni a la esquina sin el teléfono, estás todo el tiempo con los Likes y todo llega a la obra con su evolución”, explicó María Gallegos.

Para todas las actrices que se sumaron a este nuevo elenco, la comprensión, antes de la adaptación, fue complicada, por los modismos que tenía muy propios de la cultura argentina, sin embargo, pudieron captar la esencia y ahora con la tropicalización, el proceso es más gozoso y plenamente identificable.

“Nos mandaron tres monólogos para la audición, los leí cuando no estaban actualizados y me parecieron raros, pero me aprendí uno que presenté. Cuando se hizo el trabajo de mesa, pensamos que el texto era chistoso, pero cuando le dimos el valor de todo lo que está viviendo el rol, te das cuenta, como yo, que puedes ser un cliché de una mujer de 30.


“Todo lo que está en el libreto me pasa, con todo me identifico, algunas cosas ya las superé, pero otras estoy en el camino, entonces está increíble, porque el público se puede ir a reír a la obra o pueden verla y llorar con nosotros, porque es una comedia, pero lo que pasa en el escenario es una tragedia para todas, eso me gusta, la profundidad”, finalizó Ana Cecilia Anzaldúa.

​llg

NOTAS MÁS VISTAS