Casas de la colonia Santiago Ramírez quedan bajo el agua

Más de 150 familias tuvieron que ser evacuadas por las autoridades, ya que la inundación superó el metro y medio de altura.
150 familias tuvieron que ser evacuadas de la colonia Santiago Ramírez. (Brenda Alcalá)
Los vecinos que decidieron quedarse, pasaron la noche entre el agua y colchones mojados. (Brenda Alcalá)

Brenda Alcalá Mejía

Desde hace 3 días Angélica duerme en un colchón parcialmente seco. Con sus tres hijos junto a ella y con lágrimas, habla del dolor de perder los muebles y electrodomésticos que poco a poco compró junto a su esposo. 

“En mi casa no tengo nada. Los niños solo están sentados en la cama sin siquiera poder bajar los pies por que el agua les alcanza. Nos quedamos sin nada. Pero además me da pendiente dejar lo poco que queda, no sabemos realmente qué vamos a hacer", comenta. 

Leticia, una de sus vecinas y su familia, esperan sentados para ver qué daños dejó el agua en sus casas. 

Ambas viven en la colonia Santiago Ramírez y le piden a las autoridades que les brinden apoyo para recuperar sus hogares y volver a la normalidad. 

En esta colonia más de 150 familias tuvieron que ser evacuadas por las autoridades, ya que el agua se anegó y había riesgo de que la Laguna de Regulación, que se encuentra en las inmediaciones, se desbordara. 

En cada casa la tragedia se vivió diferente. Los más afectados fueron quienes que residen en Rincón del Macho y en Avenida del Cristo, ya que se encuentran justo enfrente a una barda que colinda con los patios de esta Laguna. 

Angélica de la Cruz es otra vecina que también tuvo que abandonar su hogar, ya que el agua en el interior rebasaba el metro de altura. 

“La televisión si la pude rescatar así como el estéreo pero lo demás, lo voluminoso como el refrigerador y la estufa pues no. Se me mojaron todos mis muebles, entre ellos la sala. Resulta que yo estoy sola y no pude ponerlos en alto como algunos que los subieron a ladrillos”, afirmó. 

En avenida del Cristo vive Leticia junto a su esposo e hijos y narra que además de la lluvia, el agua brotó del baño y de los registros, por lo que el mal olor resultaba insoportable, además los muebles se mojaron y aunque alcanzaron a resguardar su refrigerador y su estufa, su guardarropa, la sala y el colchón resultaron dañados. 

Los habitantes de la colonia coinciden en que no habían pasado por una situación similar pero piden a las autoridades solucionar los problemas de drenaje para que esta situación no se vuelva a repetir.


NOTAS MÁS VISTAS