De la Cruz Roja a los "Topos" por vocación

Rubén Ruiz Reyes pasó de trabajar en la clínica de urgencias a rescatar personas de debajo de los escombros, en el sismo del año pasado en Ciudad de México.
Recientemente obtuvo su certificación como miembro del Grupo “Topos Laguna”. (Saúl González)

Luis Carlos Valdés de León

Rubén Ruiz Reyes es un lagunero de 38 años, quien ha tenido múltiples experiencias en atención a emergencias, es Técnico en Urgencias Médicas y por años trabajó al servicio de la Cruz Roja. 

Había escuchado hablar de los Topos, pero la referencia del trabajo que realizaban lo hacía desconfiar, después el tiempo lo hizo ir conociendo la labor desinteresada que realizan. 

“Tengo 20 años dedicándome a las emergencias, yo en lo personal yo no veía con ojos de agrado a los Topos. Yo estuve en instituciones donde se usaban grandes cantidades de equipo y pensaba que sin equipo no se podía trabajar, era una estructura que para utilizarlo se tenía que pedir permisos a diferentes sedes”. 

Sin embargo al tener contacto con el grupo de rescate, se percató que lo primero con lo que cuentan, es con el espíritu de servicio, ya que nadie recibe un sueldo. 

Hoy ya forma parte de ellos y recientemente obtuvo su certificación como miembro del Grupo “Topos Laguna”, inclusive durante el sismo del año pasado en Ciudad de México participó en las labores de rescate. 

“Para ser topo se necesita tomar cursos o ayudarlos en un evento real, yo hice las dos cosas y me acabo certificar como topo apenas el mes pasado. Topos no es una organización de gobierno, ni de una empresa, no tiene un respaldo económico, por lo que cada integrante pone de su dinero. 

“Ser topo es la esencia del voluntariado, del rescate, algo que yo había perdido dentro de las instituciones en las que participé, donde recibes un sueldo. Aquí se valora el estar capacitado, cuentas con recursos para servir, adelante, sólo hazlo. Aquí solo necesitamos nuestras manos, el equipo de protección personal y todas las ganas de sacar a personas con vida o incluso, a las personas sin vida se les recuperaba con todo el respeto, y cuidado para entregarlo a sus familiares".

NOTAS MÁS VISTAS