Mario desapareció ayer en explosión; hoy cumpliría años

Los dos hijos de Efrén Hidalgo son víctimas de la explosión en Tlahuelilpan; mientras Mario está desaparecido, Luis Enrique resultó gravemente herido.
Horas después de la explosión en ducto de Tlahuelilpan. | Jesús Quintanar

Alejandro Reyes

A Efrén Hidalgo lo abrazan el dolor y la impotencia al mismo tiempo, sus dos hijos son víctimas de la explosión de un ducto en Tlahuelilpan, Hidalgo, Mario está desaparecido, mientras que Luis Enrique resultó gravemente herido.  

Mario era una de las cientos de personas que estaban en la fuga del ducto para llevar gasolina, está desparecido; hoy cumpliría 41 años. 

Luis Enrique, su hermano, también estaba en el lugar y resultó herido cuando el combustible se incendió.

"Tengo mucha tristeza, me siento mal, con una impotencia de no saber de uno, el otro ya sé que está en el hospital pero del otro no sé nada de él", explica.

Efrén Hidalgo dice que el viernes, alrededor de las 17:00 horas, su hijo Mario salió de su casa en Teltipán, localidad de Tlaxcoapan, a la fuga del ducto para llevar gasolina.

"Trajo el garrafón para llenar para su camioneta para trabajar el campo porque se ha puesto difícil la gasolina", cuenta don Efrén.

Dice que además de su hijo, mucha gente llegó a la toma clandestina cuando el combustible se estaba derramando.

Efrén es un hombre bajito, de 61 años, las canas no han aparecido ni en su cabeza ni en su bigote. Está en el lugar de la toma clandestina. Espera.

No sabe dónde está su hijo; lo que sí sabe es que hasta el momento han fallecido 71 personas y 75 más resultaron heridos, entre ellos el otro de sus hijos, Luis Enrique.

"Mario se vino acá entre las cinco, cinco y media de la tarde y la explosión se hizo ya casi oscureciendo, me imagino que como a las seis y media o siete de la noche", dice.

Efrén, al ver el incendio del ducto desde su casa, agarró su bicicleta y bajó del cerro hasta el lugar. El incendio atrapó a quienes recolectaban el combustible, muchos más corrieron entre gritos y con el fuego pegado a sus cuerpos.

"Desgraciadamente ya no encontré a nadie, ya estaba oscuro, no pude encontrar a nadie porque estaban los soldados acordonando, vine por mis hijos", cuenta don Efrén.

Dice que ya revisó todas las listas de los hospitales y en ellas no aparece el nombre de su hijo, Mario Hidalgo Velasco.

"Está en calidad desaprecido, pero no en la lista de los heridos", agrega.

El otro hijo de Efrén, es Luis Enrique. Apenas tenía 22 años. Fue alcanzado por el fuego y está grave en el Hospital Magdalena de las Salinas, en la Ciudad de México.

"Está delicado, está con oxígeno y suero", cuenta.

Explica que lo que espera es que el gobierno federal y del gobierno del estado cumplan con el apoyo que prometieron a los familiares de las víctimas.

"Que nos cumplan con todo lo que nos prometieron, supuestamente los ataúdes iba a correr por parte de ellos, los gastos médicos igual", dice.

Un tercer hijo de Efrén llega al lugar y lo apura para irse. Los espera una camioneta negra.

Al día siguiente, el sábado, Mario está desparecido y es su cumpleaños número 41.

RLO

NOTAS MÁS VISTAS