Obispo urge a tregua entre grupos delictivos en Sierra de Guerrero

El obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, señaló que hay comunidades incomunicadas, sin escuelas ni centros médicos por la violencia.
El obispo fue mediador entre grupos delincuenciales, pero lo logró pactar una tregua. (Rogelio Agustín Esteban)

Milenio Digital

El obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, señaló que habitantes de la Sierra de Guerrero están incomunicados y que escuelas, así como centros médicos están cerrados debido a balaceras en la zona, por lo que pidió a los grupos delictivos que pacten una tregua.

“Ayer me hablaba una persona de Tlacotepec y me decía; estamos encerrados como en un corral, no podemos salir, los víveres no pueden llegar y menos el transporte”.

"Tenemos que llegar hasta allá para hablar con esas partes y que se respete a la ciudadanía, porque los muchachos no pueden bajar a la escuela, los médicos enfermeras y maestros no pueden subir, esto es una desgracia”, explicó.

Recordó que hace un par de meses subió a la Sierra para fungir como mediador entre las organizaciones delictivas que se disputan el control de las rutas de trasiego de la droga, principalmente de amapola, y trató de negociar una tregua, pero no logró concretarse.

Rangel Mendoza, agregó que la presencia de militares y policías ayudan a la pacificación de la zona, pero que hace falta la intervención directa de las autoridades federales y estatales. 

RLO

NOTAS MÁS VISTAS