Burberry quemó todos los productos que no se vendieron

Con esta medida, la compañía británica pretende evitar que los sobrantes se vendan a precios menores o se usen para copias y falsificaciones.
Se estima que en total, la marca británica quemó el equivalente a 28.6 millones de libras. (Especial)

Agencia EFE

La firma de lujo británica Burberry destruyó en el último año todos los productos que no logró vender -ropa, accesorios y perfumes- con el fin de proteger su marca, según se desprende de su informe anual.

Con el objetivo de impedir que sus diseños sean robados o vendidos a un precio inferior al que corresponde, Burberry decidió destruir todos aquellos productos sobrantes, valorados en unos 28.6 millones de libras.

Según la firma, la energía que se genera de esta quema es almacenada, por lo que el proceso no contamina.




Burberry reconoció no obstante que el pasado año el volumen de productos destruidos fue superior a lo habitual, dado que tuvieron que deshacerse de una gran cantidad de perfumes tras haber firmado un nuevo acuerdo con la marca estadunidense Coty.



Por este motivo, la firma británica se vio obligada a eliminar creaciones -en su mayoría fragancias- que tenían un valor total de 10 millones de libras.



"Burberry es muy cuidadosa al tratar de minimizar la cantidad de existencias sobrantes que producimos. En los casos en que es necesario deshacerse de los productos, lo hacemos de manera responsable y buscando siempre la forma de reducir y revaluar nuestros residuos", aseguró un portavoz de la compañía.


En los últimos años, la firma ha aumentado sus esfuerzos por posicionarse como una de las principales marcas del mercado del lujo, tratando de recuperar la exclusividad que le caracteriza, lo que significa que debe evitar copias e imitaciones.



De acuerdo con los últimos datos disponibles, la firma reportó este año un aumento del cinco por ciento en sus beneficios, que alcanzaron los 413 millones de libras.


mrf

NOTAS MÁS VISTAS