¿Qué es ser hombre? Gillette causa polémica por comercial

El comercial pide cambiar la idea de lo que un hombre debe ser y erradicar las actitudes que hacen una masculinidad tóxica, como el acoso o la violencia.
El comercial de Gillette pide acabar con la cultura de la masculinidad tóxica. (Especial)

Milenio Digital

Gillette, una de las marcas de productos para la higiene masculina más reconocidas del mundo, trata de tener una nueva visión sobre lo que significa ser hombre en una época en la que el acoso sexual, la violencia y el bullying acaparan cada vez más las conversaciones.   

Su nuevo comercial, que incluye imágenes de reportes del movimiento #MeToo, escenas sexistas en el cine y la televisión, violencia entre niños y adolescentes, se pregunta si de verdad eso es lo que mejor que un hombre puede tener, aprovechando para resignificar la frase que la marca ha hecho popular (The best a man can get). 



“Prende las noticias hoy y es muy fácil creer que los hombres no están en su mejor etapa. Muchos se encuentran en una encrucijada, atrapados entre el pasado y una nueva era de masculinidad” se lee en su sitio de internet.   

Y es que en el comercial se puede ver la normalización del acoso laboral o callejero, así como la violencia entre niños bajo el argumento de que “los niños serán niños”. Sin embargo, un narrador se cuestiona si la cultura de la masculinidad tóxica es lo que mejor a lo que se puede aspirar.   

“Creemos en lo mejor en los hombres: decir lo correcto, actuar correctamente. Algunos ya lo están haciendo, poco o mucho. Pero algunos no es suficiente. Porque los niños que están viendo hoy serán los hombres de mañana”.   

La polémica

El comercial ha generado opiniones encontradas, principalmente porque varios medios de ultraderecha y conservadores han tachado al anuncio de promover un movimiento anti hombres y generalizar al hacer entender que todos los hombres son violentos, sexistas o acosan a las mujeres. Por lo que han llamado a un boycott de la marca.

"He usado rastrillos Gillette toda mi vida adulta pero este anuncio insolente que señala las virtudes podría alejarme de una compañía menos interesada en apoyar el patético asalto a la masculinidad. Dejen a los niños ser malditos niños. Dejen a los hombres ser malditos hombres", escribió el periodista británico y presentador de televisión Piers Morgan. 


"Muy lindo ver a Gillette brincar a la campaña "los hombres son horribles" que permea los medios tradicionales y el entretenimiento de Hollywood. No usaré sus productos de nuevo", escribió el actor estadunidense James Wood.

Los críticos, incluso, han señalado que el video está totalmente influenciado por la visión de una feminista, pues la directora del comercial fue Kim Gehrig, quien ha dirigido varios anuncios de campañas en pro de las mujeres y la libertad sexual.

"El comercial de Gillette es producto del feminismo radicalizado y emblemático del marxismo cultural. Dejen de pervertir la masculinidad. Dejen a los niños pelear. Pese a lo que diga Lena Dunham, a las mujeres no les gustan los hombres beta y a los hombres no le gustan las mujeres con vello en las axilas", escribió la activista conservadora Candance Owens.

Pero hay quienes han aplaudido el acercamiento que hizo Gillette en el comercial al llamar a una acción colectiva para mejorar las relaciones entre los humanos, como la hija de Martin Luther King e incluso el ministerio de relaciones exteriores de Islandia. 

"Este comercial no es anti hombres. Es pro humanidad. Y demuestra que el carácter puede hacer que se cambien las condiciones".
"Nosotros creemos en lo mejor de los hombres"

Y hay quienes han señalado que las críticas al comercial demuestran la necesidad de acabar con una idea de masculinidad tóxica. 

"Los comentarios sobre la masculinidad tóxica del comercial de Gillette es un documento viviente de qué tan desesperada está la sociedad que necesita cosas como el comercial de masculinidad tóxica de Gillette. En serio: si su masculinidad está ASÍ de amenazada por un comercial que dice que debes ser mejores, entonces estás ejerciendo tu masculinidad de manera incorrecta", publicó el escritor Andrew P Street.
"La marca no está diciendo 'eres malo'. Está pidiéndonos ser mejores. De eso se trata. Y creo que podemos ser un poco (o mucho) mejores".

A través de un comunicado, Gillette dijo que el objetivo del comercial es promover “versiones positivas, alcanzables, inclusivas y sanas de lo que significa ser un hombre” e hizo un llamado a “desafiar los estereotipos y expectativas de lo que se espera sea un hombre “.

Como parte de la campaña, la marca parte del portafolio de Procter & Gamble, Gillette donará un millón de dólares por un periodo de tres años a organizaciones con programas “diseñados a inspirar, educar y ayudar a hombres de todas las edades a alcanzar su mejor versión y convertirse en modelos a seguir de las próximas generaciones”. 


mrf​


NOTAS MÁS VISTAS