Controla los gastos hormiga

Elegir en qué gastar, ahorrar y lograr metas familiares es posible cuando conocemos nuestros hábitos financieros y, sobre todo, tenemos control del gasto hormiga.
En casa, 35.2% del gasto se va en alimentos, bebidas y tabaco. (Shutterstock)

Regina Reyes-Heroles C.

Al año perdemos en casa, en promedio, 19,000 pesos en gastos hormiga, según la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco). Peor aún, y no se asusten, este gasto no contabilizado puede llegar a los 28,000 pesos. ¿¡Qué harían con ese dinero extra al año!?

En general, somos las mamás quienes administramos el dinero en la casa; sabemos lo que cuesta el kilo de tortillas, cuánto detergente usamos y hasta en qué se gastan los hijos su domingo.

Todas las familias tenemos esos gastos hormiga que, si como administradoras localizamos y controlamos, podríamos convertirlos en un nuevo televisor, una estufa o un viaje familiar de fin de semana.

En casa, 35.2% del gasto se va en alimentos, bebidas y tabaco. Ese es el mayor rubro de gastos según la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2016 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El segundo rubro es el de transporte (19.3%), el tercero el de servicios de educación (12.4%), y el cuarto el de vivienda y servicios de conservación (9.5%). En este último entran gastos como agua, gas y luz. En general, más allá del rubro de tabaco, que está dentro de los más representativos, parece que estos gastos son necesarios; pero, al analizar cada uno podemos encontrar fugas. ¿Realmente necesitas cinco latas de atún en la alacena? Los gastos que hacemos sin pensar son los que drenan la economía familiar.

El dato. Los gastos hormiga
                                             pueden llegar a los 28,000 pesos.

Regresemos al tabaco, porque sorprende que esté en el rubro al que más dinero destinamos. Los cigarros son un gasto hormiga, según Profeco y la Comisión Nacional de Usuarios de Productos Financieros (Condusef), y tiene sentido porque fumar hace daño. Este dato ayudará a dejar el cigarro: en 2016, los mexicanos fumaron alrededor de 11 cajetillas al mes a casi 48 pesos por cajetilla, lo que resulta en 6,336 pesos al año.

Lo complejo de los gastos hormiga es que no todas las familias somos iguales ni gastamos en lo mismo; un gasto de este tipo para una familia puede ser necesario para otra.

Condusef y Profeco consideran un gasto hormiga las comidas rápidas o exprés a las que recurrimos en vez de cocinar. Este gasto puede ser una necesidad para muchos, como en el caso de una madre soltera que trabaja, y quizá un día a la semana necesita comer fuera y rápido para trabajar unas horas extra, o para llegar a tiempo al segundo turno, o para descansar un día e iniciar el siguiente con más energía.

Por eso, lo primero que debemos hacer es identificar cuáles son nuestros gastos hormiga, saber a dónde se va cada peso. Condusef recomienda anotar cada gasto durante 15 días.

Este ejercicio, aunque puede parecer odioso, nos permitirá conocer realmente en qué gastamos. Además, será el primer paso para tomar el control. Esta guía de gastos se convertirá en tu presupuesto quincenal, ahí podrán elegir como familia qué dejarán de hacer para que puedan ahorrar y cumplir una meta en conjunto.

Debemos pensar que tener control sobre los desembolsos diarios nos da la posibilidad de cumplir un objetivo de ahorro. Ese es el incentivo para hacer a un lado los gastos hormiga y tomes mejores decisiones con el dinero que sí tenemos.

Al hacer un presupuesto, una estrategia que ayuda a muchos a no olvidar el ahorro, es ponerlo al inicio.

En todo presupuesto, los gastos más importantes, como renta, supermercado o pago de luz, van en los primeros renglones; después, cada gasto va bajando en importancia. Eso ayuda también a ver cuáles se pueden dejar de hacer (los de hasta abajo de la tabla).

Si se pone el ahorro arriba, antes de la renta, ahí se irá el dinero en automático y permitirá a la familia lograr sus objetivos.

Al hacer un presupuesto,
una estrategia que ayuda a muchos a no olvidar el ahorro, es ponerlo al inicio.

En el contexto de ordenar las finanzas, evitar los gastos hormiga es un muy buen primer paso. De ahí se parte al registro de gastos, presupuesto y, sobre todo, el ahorro y la inversión.

Conforme vayas avanzando, debes empezar a hablar de dinero con la familia. El nivel de la conversación variará según la edad que tengan tus hijos, pero incluirlos es la estrategia correcta, pues ellos forman parte del núcleo económico familiar y son consumidores importantes.

Juntos, en familia, vamos a localizar los gastos hormiga y a decidir cómo detenerlos, suplirlos o cambiarlos para hacer rendir más el dinero que sí tenemos y, sobre todo, destinar esos recursos a una meta de ahorro, como el viaje de fin de semana, que nos hará felices a todos.



NOTAS MÁS VISTAS