¿Por qué casi no habrá vino blanco mexicano en 2019?

El cambio climático hizo de las suyas en una de las regiones vitivinícolas más importantes del país y ocasionó que las uvas no se dieran como debían.
Las uvas blancas fueron las que más resintieron los estragos del clima. (Facebook Vinícola Decantos)

Ángel Soto y Mariana R. Fomperosa

Imagina el escenario. Estás en uno de esos días calurosos de primavera y para mitigar un poco el calor eliges un vino blanco frío. Pues esto, podría estar en peligro especialmente el próximo año y todo es debido al calentamiento global.

De acuerdo con Alejandro Ford, sommelier de vinícola Decantos, ubicada en el Valle de Guadalupe, Ensenada, Baja California, las uvas blancas de la región no se dieron como debían pues cuando tenía que hacer frío, el clima era cálido y cuando hacía calor el aire deshidrataba las uvas dejándolas como pasitas. Esto, explica, confundió a la planta y no produjo como normalmente lo hace.


“Es probable que el próximo año no tengamos vinos blancos en producción. El que está en riesgo de abasto es la cosecha de 2018 que se vendería en 2019. Vas a encontrar muy pocas etiquetas. Va a ser el primer vino que cuando llegue el verano y se te antoje el vino blanco, ya no va a haber”, dijo en entrevista con MILENIO.

Pero no todo está perdido. Todavía nos quedan los vinos blancos de barrica, aunque eso signifique que sean más

caros y limitados

La diferencia entre un vino blanco normal y uno de barrica

Mientras que un vino blanco común pasa hasta tres meses en tanques de acero antes de salir a la venta, uno de barrica debe esperar mínimo nueve meses para adquirir no sólo un cuerpo diferente, sino también aromas característicos, como flores o frutos, pues Alejandro explica que por naturaleza, el vino blanco no tiene bouqué

“Por eso es que un vino de barrica es más sofisticado y obviamente más caro, pues estás hablando de que tienes dinero en la barrica (pueden llegar a costar hasta mil 500 dólares). Pasa el tiempo y por ejemplo, nuestro vino blanco va a salir quizá en un mes más, pero desde que ingresó a la barrica ya van nueve meses”, explicó.


Es un efecto global

El vino blanco mexicano no es el único que se verá en aprietos debido al clima tan cambiante. Alejandro explica que los incendios en California hicieron que muchas de las vinícolas de Napa Valley se quedaran sin producción.

“Yo pienso que sí es una afectación a nivel global por el calentamiento global. Quizás algunas zonas se han visto beneficiadas por esto, como China o Japón que están empezando a hacer vino cuando países tan helados no lo hacían. Pero a Baja California sí le afectó”, sentenció.

Alejandro asegura que es una problemática para la cual no se pueden preparar, pues el clima siempre va a ser cambiante y mientras que un año puede ser el ideal para las vides blancas, el que sigue podría ser fatal.



“No sabemos, es muy incierto. Tenemos que esperar un año exactamente.”, finalizó.


mrf

NOTAS MÁS VISTAS