Identifica si tu hijo sufre Bullying en la escuela

Regreso a clases

El acoso escolar es un obstáculo para la educación porque provoca ausentismo. Hoy 7 de cada 10 niños y adolescentes lo sufren.
El bullying empieza a manifestarse en la primaria, pero en la secundaria y preparatoria alcanza sus dimensiones más graves.

Guillermina Ayala

Los alcances del acoso escolar son cada vez mayores. Se estima que en el mundo 246 millones de niños sufren violencia escolar y bullying cada año, según cifras de la Unesco en 2017. Esta problemática también va en aumento en México.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México ocupa el primer lugar en registros de casos de bullying en el mundo, donde 7 de cada 10 niños sufren todos los días
algún tipo de acoso escolar en los planteles educativos. 

La OCDE también indica que 85% de los casos de acoso se producen en el colegio, y que 82% de los niños con discapacidad sufren bullying. En el caso de los niños con otra preferencia sexual, el porcentaje se eleva a 90%.

Tan solo 20% de los casos de acoso se denuncian a los profesores; el resto nunca son reportados. Cabe destacar que 60% de los acosadores están involucrados en al menos un incidente delictivo en su vida adulta, una vez que han abandonado la educación. El acoso provoca que unos tres millones de niños mexicanos falten a la escuela cada año. 

Dónde inicia 

El bullying empieza a manifestarse en la primaria, pero en la secundaria y preparatoria alcanza sus dimensiones más graves, ya que los jóvenes son más independientes y comienzan a alejarse del círculo familiar. En estos niveles escolares, por los menos, 20% de los estudiantes de 15 años dicen haber sufrido acoso escolar por alguno de sus compañeros, lo que supera la media de 19% de la OCDE y convierte a México en uno de los países donde los alumnos padecen más bullying.

“El acoso escolar se asoma en las escuelas como uno de los obstáculos más visibles para la educación en el país”, menciona Leonardo González Torres, psicológo social de la Asociación Mexicana de Psicología Social (Amepso).

En los últimos tres años, el bullying en México aumentó 12%. Las consecuencias de estas cifras se observan, principalmente, en los estados de Chihuahua, Guanajuato, Nuevo León, Jalisco, Puebla, Estado de México, Ciudad de México y Tabasco, donde, por lo menos, 59% de los suicidios de niños de entre 10 y 13 años se deben al acoso escolar, indica la OCDE.


Otro factor determinante para el aumento del bullying es la violencia intrafamiliar. De acuerdo con González Torres, si un niño se desenvuelve en un ambiente de violencia, en la escuela repetirá esa conducta en el salón. “En las familias de niños buleadores se repite un patrón de comportamiento: el padre es violento y agresivo; agrede y golpea a la madre; la madre agrede y golpea a su hijo, quien a su vez, ya en la escuela, agrede y golpea a sus compañeros de clases”. 

Si sospechas que es tu caso
Genera un espacio seguro de comunicación con él, de forma queno se sienta juzgado. Si el niño siente que puede confiar en tihablará más libremente de sus problemas. Recuerda que siconfirmas que tu hijo sufre bullying, debes informar a las autoridades de la escuela. Ayúdale a entender lo que está pasando explicándole que elhecho de que le hagan bullying tiene más que ver con unproblema del acosador que con uno suyo. A la vez, anímaloa mejorar la situación si cree que eso puede ayudarle a superarla relación con el niño abusador.Busca ayuda profesional. Si crees que tu hijo está sufriendoacoso escolar, pedir ayuda a un experto como un psicólogo o a unaasociación especializada en bullying puede ahorrarle mucho sufrimiento a tu hijo, ya que al elevar su autoestima y continuar con su vida diaria en la escuela.

Más vale prevenir 

Debido a la gran cantidad de casos de bullying  que se presentan en México, en los últimos años se han creado numerosas asociaciones que
buscan erradicar esta problemática. 

Por su parte, el gobierno también ha creado instituciones y campañas en contra del acoso escolar. Algunas de las entidades más importantes para enfrentar el acoso escolar son: 

• Secretaría de Educación Pública. 

• Desarrollo Integral de la Familia.

• Fundación en Movimiento.

• Instituto Mexicano de Prevención Integral.

• Red de los Derechos de la Infancia en México.
• NEUROINGENIA.

• Internacional Bullying Sin Fronteras.




Perfil de un buleador
Identifica si tu hijo o un compañero es el abusador en el salón de clases<b>RepIten el patrón de conducta de sus casas</b>. Si los padres son violentos en el hogar, los hijos imitarán estos patrones en la escuela.<b>Falta de empatía.</b>Son incapaces de reconocer el estadoemocional de otras personas.<b>No controlan su ira.</b>Los niños que se enfadan con facilidad,tienen muy baja tolerancia a la frustración, son caprichosos y exigentes con los padres, son más propensos a cometer bullying.<b>No reflexionan.</b>La falta de control de los impulsos los lleva a actuar y decir cosas para lastimar, sin pensarlo.<b>Carecen de habilidades para resolver conflictos</b>. Ante una situación adversa, se frustran y sienten ira.<b>Baja autoestima.</b>La falta de seguridad en sí mismos y el hecho de sentirse ridículos, propician las demostraciones de poder de modo agresivo.<b>No conocen límites.</b>Los menores hacen su voluntad, tienenasimilados pocos límites en su comportamiento y no dan explicaciones a sus padres de sus actos.<b>Se sienten superiores a los demás.</b>Intentan dominar a aquellos niños que tienen una baja autoestima y son más susceptibles de ser manipulados.<b>Manía persecutoria.</b>Algunos niños tienen una percepciónerrónea de la intencionalidad de los otros; piensan que los demás están en su contra.

Cómo ayudar a niños abusadores 

Lo primero que debemos hacer si nuestros hijos cometen bullying, es evitar que se repita  una agresión hacia la víctima. La Facultad de Psicología de la UNAM y la ONG Internacional Bullying Sin Fronteras sugieren este plan de acción:

  • Pon en alerta a los profesores  y padres de los alumnos para que, entre todos, eviten que la situación continúe.
  • El papel de la familia es imprescindible. En primer lugar,
    debes controlar la violencia que se expresa en la casa y en la calle.
  • Deja muy en claro a tu hijo que desapruebas esa conducta, pero no
    por medio de gritos, peleas, insultos, ni discusiones, tiene que
    entender que lo quieres ayudar  para resolver el problema.
  • Acude con un especialista en el tema como un en psicología social si la situación continúa o empeora. El experto lo ayudará a desenvolverse en grupos.














NOTAS MÁS VISTAS