Tour gastronómico por la Riviera Nayarita

Viajes

En 2017, el estado recibió el premio Excelencias Turísticas por el Uso Exitoso de la Gastronomía como Pilar en la Promoción Turística.
La Riviera Nayarita se extiende más de 300 kilómetros a lo largo de la costa del Pacífico Mexicano (Cortesía).

David Cáliz

Razones para visitar la Riviera Nayarita sobran. Desde sus imponentes paisajes naturales, un clima inmejorable y la calidez de su gente, hasta la riqueza gastronómica de la región que se convirtió hace más de una década en el poder magnético de este destino y que hoy termina por consolidarlo como uno de los favoritos de nacionales y extranjeros.

Desde los pintorescos restaurantes a la orilla del mar, hasta los más elegantes y sofisticados espacios gourmet liderados por chefs reconocidos internacionalmente, Nayarit, Tepic y Puerto Vallarta son dignos representantes de la cocina mexicana y es más que válido decir que la gastronomía nayarita es única y especial, entre platillos tradicionales, innovaciones contemporáneas y productos locales. 

Las raíces de la tradición gastronómica nayarita se remontan a 1500, cuando la Nao de China, una gran compañía marítima, comenzó a navegar el Océano Pacífico en galeones españoles desde Filipinas y el Lejano Oriente hasta la costa prehispánica de México. Este constante flujo e intercambio de productos e ingredientes fundaron la base para crear los sabores y condimentos de los platillos típicos que hasta la fecha se pueden disfrutar en esta región.

Sabor de vuelta al origen 

Dado el extenso litoral de Nayarit, podría decirse que la especialidad gastronómica del estado son los pescados y mariscos, pero las cocinas locales ofrecen una basta selección de sabores que completan la oferta de este paradisiaco destino que recientemente recibió el premio Excelencias Turísticas 2017 por el Uso Exitoso de la Gastronomía como Pilar en la Promoción Turística, en el marco de la 38ª edición de la Feria Internacional de Turismo (Fitur) 2018. 

Basta decir que en el 2010, la gastronomía mexicana fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO y que más allá del foco que este nombramiento le dio a nuestra cocina, la reavivación de los fogones, el desempolve de los molcajetes y la sacudida que le dio a las recetas de las abuelas, es quizá una de las consecuencias más positivas y que han tomado más fuerza a la hora de hablar de alta cocina nacional. 

Ocho años después de que  el aguachile, mole, enchiladas, guisados, tortillas, nopales, elote, hoja santa, epazote y tantas cosas más nos dieran la categoría de patrimonio, en el marco del décimo aniversario del Festival Vallarta Nayarit Gastronómica, se evidencia una creciente tendencia gastronómica : volver al origen.

Date un gran banquete en Sayulita 

Esta comunidad ubicada en la Bahía de Banderas, destaca por sus actividades ecoturísticas y por su valía culinaria. Restaurantes a pie de playa como Don Pedro aseguran traer a la mesa las mejores ostras de México mientras que, el soporrondongo, un tamal frito preparado con masa de elote, es fácil de encontrar e imposible de pasar por alto.

Prueba la poesía de San Pancho 

Un paseo de un solo día es ir hacia el norte por la bahía hasta llegar a este pintoresco pueblo que alberga a La Patrona Beach Club, donde el reconocido chef Hugo Ahumada presume su gastronomía poética a través de una de sus cenas-experiencia que garantiza un recorrido a las raíces de la gastronomía Nayarita.

Encuentra el mejor zarandeado de Nuevo Vallarta 

Esta delicia náhuatl, creada en la isla de Mexcaltitán, preparada con pargo a la parrilla sobre leña de mangle es el Icono más grande de la cocina Nayarita y basta googlear su nombre para que el todo poderoso de los tips de viajero, Tripadvisor, marque la ruta hacia Mariscos Tino’s, La Laguna, para degustarlo.


NOTAS MÁS VISTAS