Chivas por fin gana en casa

El conjunto de Guadalajara se impuso 1-0 a los Rayos del Necaxa en la cancha del Estadio Akron
Ángel Zaldívar en festejo de gol (Imago7)

Jesús Hernández Téllez

Culminó el maleficio. Con gol mediante un penalti dudoso, con sufrimiento, con una oportunidad del rival al minuto 90 y con los fantasmas del pasado haciéndose presentes, el Rebaño volvió a ganar en casa. El sufrimiento se hizo presente y pese a que los Rayos no fueron ni de cerca la versión que venció al América o que empató con Puebla, los rojiblancos fueron efectivos y solventes. El equipo de “Pepe” Cardozo colgó su segundo cero en partido consecutivo. Huele a Liguilla en Verde Valle. 

Chivas 1, Necaxa 0.

El Rebaño Sagrado volvía a terreno prohibido, algo así como territorio comanche, pero da la casualidad que los rojiblancos sufren más en casa que fuera de ella, pero Fortuna hoy sí jugaba de local y el primer tiempo fue dominado a placer por los de Cardozo. 

Chivas trabajó el primer tiempo con mucho sacrificio y movilidad, los contenciones tapatíos eran más que el “Oso” González y Dieter Villalpando, tenía que ayudar más en la recuperación que en la creación. 

Chivas tenía el control del partido, pero no lograba generar un real peligro. El duelo era cerrado, sordo, con mucha pelea y pocas claras de gol, el “Guacho” Jiménez, parecía un espectador más y no le generaban peligro. 

Fue hasta el minuto 23 cuando Josecarlos Van Rankin recuperó un balón y mandó un centro al corazón del área, el “Chelito” Zaldívar no llegó por una buena marca de Leonardo López, pero el silbante Pérez Durán decretó penalti. 

Una jugada sumamente dudosa y el juez decía que era pena máxima para los tapatíos, desde los once pasos llegó el “Chelito” y de pierna zurda vencía a Hugo González y gol del Rebaño, en medio del coraje necaxista por el penalti. 

Los rojiblancos eran mejor, pero la ayuda arbitral los ponía en ventaja.
De los Rayos poco y nada, ario de Luna y Pereira tenían bien marcado Dávila y al Fideo, al grado que no le llegaban al Guacho Jiménez. 

Con el gol del “Chelito” Zaldívar llegaba el descanso en Zapopan.
Para el complemento el conjunto visitante mandó dos cambios netamente ofensivos, primero pusieron a Brian Fernández y Seba Córdova, dos elementos de ataque, buscando la igualdad y meter en problemas al Rebaño. 

El Necaxa adelantó líneas al sacar a una contención y le puso en mano a mano al “Aris” Hernández al antojo Fernández y poco a poco le generaban dolores de cabeza al Chiverío, quien tenía la disyuntiva, de ir por el segundo gol o mantener la ventaja. 

El equipo de Marcelo Michel mandó a la cancha a un viejo enemigo del Rebaño, Martín Barragán, el Gasolinero, ese delantero quien cuando vestía la del Atlas solía hacerle daño a los tapatíos, dejando en la banca a Carlos Alberto Peña, el técnico visitante le ahorro los abucheos al “Gullit” Peña y buscaba la igualdad con Barragán. 

La más clara de los foráneos fue un disparo desde los linderos del área que Brian Fernández disparó de pierna derecha, el primer tiro entre los postes fue bien contenido por el “Guacho” Jiménez, la única que fue exigida de verdad bloqueó el balón sin problemas. 

Chivas manejó el partido, no fue lúcido, ni espectacular, pero volvió a ganar y por el momento sueña con la Liguilla. Chivas duerme en zona prometida por primera vez en el torneo. 

Sin Gudiño, sin Salcido y sin Pulido, Cardozo saca lo mejor de su plantel y recupera el terreno perdido. Chivas vive. 

GPE

NOTAS MÁS VISTAS