Pizarro, el querido enemigo del Monterrey

Al mediocampista le ha costado tomar la batuta ofensiva tal y como lo hacía con el Rebaño Sagrado.
Rodolfo Pizarro, jugador de Monterrey (Imago7)

Jesús Hernández Téllez

En su paso por Chivas Rodolfo Pizarro se erigió como el hombre que cargaba con la responsabilidad ofensiva del equipo. Si Rodolfo estaba bien, Chivas caminaba y hacia jugar a sus compañeros.

En dos años marcó once goles en Liga llegando de la segunda línea, jugando detrás de los delanteros él sabía desmarcarse y quedar frente al marco enemigo, un volante ofensivo con sacrificio, de esos que en Inglaterra llaman box to box, que van de área a área.

Fue tal su desempeño con Chivas que los Rayados de Monterrey pagaron más de 18 millones de dólares por sus servicios y en Verde Valle hasta moño le pusieron e hicieron la venta más alta en la administración de la familia Vergara.

Este sábado el Rebaño visita a los Rayados y es obvio que habrá una tensión especial, enfrentarse a Rodolfo Pizarro, una de las piezas claves de los títulos, ahora estará como enemigo.

A diferencia de Chivas donde era el alma del equipo, ahora Pizarro asume un rol secundario en el conjunto del norte. Pizarro es parte del engranaje ofensivo de Diego Alonso, juega con elementos de capacidad comprobada como Dorlan Pabón o Avilés Hurtado; ahora el tamaulipeco no tiene la responsabilidad total de crear peligro, por eso parece que no brilla como con el Rebaño.

Con Almeyda Pizarro tomaba la media cancha junto con Orbelín Pineda, los dos con condiciones muy similares, son capaces de encontrarse con una pared larga o corta o habilitarse frente al arco, de la mano de Orbelín, Pizarro tenía la libertad de irrumpir en la cabaña enemiga. 

Con los Rayados Pizarro no pisa tanto el área enemiga, toma el balón más atrás y le cuesta desprenderse del esférico. En su nuevo equipo parece que Pizarro no entra tanto en contacto con el balón y por eso no lo suelta tan rápido, hace un quiebre o una finta de más y pierde el balón.

Mucha afición en Monterrey no entiende el cambio de Pizarro, dicen que parece otro jugador, pero la realidad es que con el conjunto norteño todos los atacantes tienen el mismo peso e inclusive hay diferentes calidades, algunos son seleccionados de sus países o han estado en Europa, cómo Urretaviscaya, por eso es que Pizarro no ha brillado con luz propia en este arranque de torneo.

En su primer semestre Pizarro marcó cuatro goles con el Rebaño, todos antes de la fecha nueve, ahora con los regios sigue inédito en ese departamento, la afición espera que despierte, mientras que él sigue esperando su noche de estreno, por lo pronto el equipo marcha bien y va en camino de clasificarse a la siguiente ronda, pero su gente quiere más. Desean al Pizarro de la era Almeyda, pero para eso se necesita que el jugador recupere la Alegría, juegue un poco más adelante y tenga un rol protagónico en el equipo, situación que irá asumiendo poco a poco en este nuevo compromiso para él. Ante Chivas, le llegó la hora de despertar a Rodolfo.

Sus goles con Chivas

Clausura 2017

Monterrey

Santos

Jaguares (2)

Apertura 2017

Cruz Azul

Necaxa

Lobos

Veracruz

Atlas


Clausura 2018

Monterrey (2)

Liguilla

Clausura 2017

Toluca semifinal ida

Tigres final ida

SRN

NOTAS MÁS VISTAS