Las malas rachas son costumbre en Pumas

Desde hace casi un año, en cada torneo que ha disputado David Patiño al frente de Universidad, el entrenador ha tenido una seguidilla mínima de cuatro encuentros sin triunfo, solo en la Liga
David Patiño, estratega de los Pumas (Imago7)

Rubén Guerrero Atilano

En Ciudad Universitaria hay un acto ya habitual y acontece en el área técnica local. David Patiño había advertido que vivía los partidos con intensidad, pero no se sabía cuánto. 

Sin importar el resultado, se ve al entrenador de Pumas explotar con cualquier situación, desde un saque de banda, hasta un pase de mero trámite mal brindado. El timonel puede pasar del júbilo de un gol que prometa triunfo, hasta un tanto en contra que dictamine una nueva derrota. Como esto, lo habitual también ha sido el cúmulo de malas rachas en las que el estratega se ha metido en sus tres intervenciones al frente de los felinos. 

La actualidad de Pumas no es la mejor, entre Liga y Copa acumula seis encuentros sin triunfo, aunque exclusivamente centrándonos en la competencia primaria del Apertura 2018, tiene cuatro cotejos sin victoria, con dos empates y dos descalabros. La tensión que se acumula por parte de la afición también pasa por las formas. Como ejemplo cercano, la igualada consumada en el Estadio Azteca, con el América como sinodal, luego de ir encima del marcador (1-2) y con dos hombres más, gracias a un par de expulsiones de los azulcremas; el final fue agónico, hasta trágico. 

Previamente, el Querétaro de Rafael Puente del Río le arrebató un triunfo costoso en la cancha del Estadio Olímpico de CU, por un 0-1, gracias a un joven atacante de los Gallos: Marcel Ruiz. Días antes, Rayados, en Monterrey, le venció igualmente por la mínima diferencia, por un tanto tempranero de Nicolás Sánchez

Y una semana antes, también en el Pedregal, Pachuca igualó sin anotaciones. Cuatro goles en contra y solo dos a favor, además de la racha sin triunfo, es el presente de David Patiño y su escuadra. El panorama inmediato no es el mejor, con León como rival y en el Bajío. Las redes sociales le han manifestado al entrenador de Universidad Nacional su descontento, convirtiéndose incluso en Trending Topic el pasado sábado, luego de que el América igualara el marcador en Santa Úrsula


Para la poca fortuna de Patiño y del propio club felino, esta no es la primera ocasión que David y sus dirigidos se meten en un espiral de resultados sin triunfos de por medio. Cuando recién tomó las riendas del equipo, en relevo de Sergio Egea y luego inestabilidad deportiva, el estratega cerró el Apertura 2017 con cinco duelos, los últimos cuatro, sin victoria.

Patiño tomó la batuta del equipo a partir de la Jornada 13, empatando sin anotaciones frente al Necaxa, en Aguascalientes; días más tarde, León le brindó su primer y único triunfo en el AP17. Derrotas frente a Rayados y Puebla y empates contra Santos y Querétaro elevaron la tensión con el entrenador, entonces, interino de Universidad Nacional

Cuando los resultados más álgidos se tornaron y la misma afición manifestó su molestia, el estratega comentó: 

"Soy el que más conoce La Cantera, el idóneo para sacar adelante este proyecto y darle continuidad a los chavos". 

La declaración elevó las críticas. La mayor crisis se suscitó justo cuando menos se esperaba. Al comienzo del Clausura 2018, Pumas era líder de la tabla, mostraba oficio y capacidad ante diferentes rivales, pero un miércoles frío, con Veracruz como sinodal, en ese momento el último peldaño general, le arrebató un triunfo que lo decapitó anímicamente. 

Desde aquel 1-2 ante los escualos, Universidad atravesó días de muchísima tensión, fueron dos meses prácticamente de padecer en la Liga. David Patiño y sus muchachos completaron ocho encuentros sin victoria, desde el 14 de febrero hasta el 15 de abril

A pesar de lo nublado del escenario, con un triunfo ante el Puebla, por 4-2 en Ciudad Universitaria, Pumas recobró el ritmo en el cierre del torneo, se impuso también contra Santos Laguna y un empate contra Querétaro le brindó el pase a la Liguilla, donde el América volvió a exhibir sus falencias, con una doble derrota, primero en el Pedregal por 1-4 y luego en el Estadio Azteca, con un marcador de 2-1. 

Aún con la eliminación, las críticas se apaciguaron con la clasificación a la fase final. Ahora, de nuevo, la salvación y radica en sumar tres puntos, como sea, contra el que sea. Las malas rachas son una costumbre.

NOTAS MÁS VISTAS