Pumas pierde ante Querétaro en CU

El conjunto de la Universidad Nacional Autónoma de México fue derrotado 1-0 ante Querétaro en la cancha del Olímpico Universitario
Jugadores de Querétaro en festejo de gol (Imago7)

Ruben Guerrero

Pumas ha perdido pegada. La curva descendente del equipo de David Patiño ya es una realidad. En los últimos tres juegos del Apertura 2018 completa dos descalabros y un empate. Universidad Nacional perdió la brújula futbolística que hasta hace unas semanas mantenía al equipo peleando por los primeros puestos. Un Querétaro aguerrido acudió al estadio Olímpico y le arrebató tres puntos valiosos, con un triunfo por la mínima. Hoy, el panorama luce más complejo que nunca y con América en el horizonte.

Además de la inestabilidad reciente, a Pumas le han perseguido las lesiones, mismas que han orillado a David Patiño a implementar a Alan Mendoza y Pablo Jáquez como los encargados de la central. Molestias musculares han mantenido al margen a Alejandro Arribas y Luis Quintana. Esto ha sido factor en los más cercanos encuentros. Frente a Gallos, las circunstancias también acusaron recibo en la zaga. Falta de entendimiento, de automatismos y hasta conocimiento de movimientos.

Como ha ocurrido en duelos pasados, la versión de Pumas en la cancha ofreció, al menos, tres desdobles relevantes antes de que cayera el primer gol en contra. Martín Rodríguez un par de ocasiones y Pablo Barrera dieron aviso rebasados los iniciales 10 minutos, tanto con disparos lejanos e infructuosos, como con esbozos de ataques que no lograron éxito. Querétaro aguantó la llovizna, por así decirlo, apretó los dientes y fabricó una contra letal.

Habían transcurrido 13 minutos, cuando los Gallos Blancos tocaban la pelota en la media cancha. Era el turno de Pumas para aguantar la posesión ajena, aunque realmente, la pincelada no parecía llevar peligro. Balón filtrado a Camilo Sanvezzo, que de primera, para romper las marcas, abrió para Marcel Ruiz, un chico de 17 años, que controló la pelota, avanzó un par de pasos y disparó a un costado del arco de Alfredo Saldívar. Gol. Querétaro potencializó su primera opción relevante.

Marcel ha sido el principal abanderado de Rafael Puente del Río en su gestión. Se trata de un atacante con bastante movilidad y potencia, que, en CU, encontró su primera anotación, a menos de un mes de debutar en el máximo circuito (28 de julio). De regreso al juego. Pumas trató de responder. Malcorra asumía mayores riesgos y se desprendía de la media cancha, para incorporarse por sorpresa a la ofensiva y desde ahí, intentar disparar. No fructiferó.

Querétaro, a sus formas y capacidades, encontró la vía para aumentar su cuota al 25', cuando el mismo Sanvezzo se enfilaba para cobrar una pena máxima. La noche parecía más oscura en el Olímpico del Pedregal.

Momento de tensión máxima; algo llegó a decir Saldívar para minimizar la confianza del ariete brasileño. Gran atajada del cancerbero auriazul, que evitó que su equipo siguiera en descenso anímico. Universidad volvía a luchar, a meterse en el cotejo, a pelear por volver a ser.

Mora, Barrera y hasta Alustiza, que suplió a Carlos González, trataron de empatar el electrónico. El primero en mención falló una opción muy clara, en el área enemiga y sin marca del rival, rebasado el minuto 30.

Frustración. El cierre del primer tiempo ofrecía un concierto a parte de David Patiño desde su zona técnica. El timonel de los felinos gritaba desesperado hasta por un saque de manos sin proyección ofensiva. El tiempo se consumía a toda marcha para los de casa. Querétaro jugaba con el factor psicológico.

Reinicio de las hostilidades y más de lo mismo. Pumas trató por diferentes conductos de equiparar el marcador, teniendo como gran arma la velocidad de Barrera y los cambios de puesto entre Mora y Alustiza, que intentaban combinar para jalar marca y colarse hasta la intimidad de Gallos Blancos. Fue Matías el que a los pocos minutos del segundo tiempo le cedió su lugar a Manuel Iturbe, con la intención de que el paraguayo profundizara e hiciera daño. Era la mejor apuesta de Patiño.

Y sí, al menos en un par de ocasiones, el guaraní ofreció la pelota con inteligencia y al espacio para habilitar al compañero. Ahí apareció la defensa queretana, para cortar todo avance. Pumas abusaba de la conducción a velocidad, de las jugadas prefabricadas, incluso ya mencionadas aquí. Barrera hasta línea de fondo o bien, Pablo llegando a los linderos del área, para desde ahí sacar algún disparo de última instancia. Algo similar ocurría con Martín Rodriguez, pero en el sector izquierdo.

Al 74', lo pocas veces visto, Patiño ofreció minutos a un centro delantero formado en La Cantera, para buscar una nueva referencia en el área de los Gallos. Adolfo Hernández, el nombre del prospecto, que ingresó por Martín Rodríguez, sumamente errático. El timonel universitario se jugaba todas sus cartas en un movimiento agresivo. Incluso, instantes más tarde, le dio acción a Alan Acosta, sustituyendo a Barrera. Pumas no tenía más qué perder. De hecho, ya lo hacía.

Silbatazo de Alejandro Funk. Pumas perdió otra vez, ahora en Ciudad Universitaria. La caída que ha emprendido el equipo felino alcanzó tintes preocupantes este martes. Primero Pachuca, después Monterrey y ahora Querétaro. Lo peor, el cuadro del Pedregal sigue sin marcar gol, sumando hasta 274 minutos sin hacerlo. Su crisis llega cuando tiene en puerta el duelo más relevante en lo que va del certamen, ante el enemigo íntimo de siempre: el América. El semblante está descompuesto y no hay cura cercana. Preocupan como nunca.

NOTAS MÁS VISTAS