Marcel Ruiz, el Niño Maravilla de Gallos Blancos

Con un gol que le dio el triunfo a Querétaro frente a Pumas, Ruiz se presentó en Primera División; a sus 17 años es promesa del cuadro de La Corregidora y prospecto para la Liga Mx
Marcel Ruiz, jugador de Querétaro (Imago7)

Rubén Guerrero Atilano

El sentido de pertenencia en el futbol es un fenómeno extraño en la actualidad. El arraigo a unos colores no es fácil de darse en el balompié y menos probable, en la Liga Mx, al menos en demostraciones públicas. La noche del martes, en la cancha del estadio Olímpico de Ciudad Universitaria, un muchacho desconocido para la mayoría marcó el gol del triunfo para Gallos Blancos y acto inmediato, besó más de una ocasión el escudo del Querétaro. 

A sus 17 años, es un chico que ha cumplido prácticamente con todos los procesos formativos de la institución y hoy goza de la confianza en el escuadrón principal. Idilio perfecto. 

Se trata de Marcelo Ruiz, un jovencito con cualidades interesantes en ataque. Su posición nominal es la de interior por derecha, pero la realidad es que se desprende con facilidad para incorporarse al ataque.

En Ciudad Universitaria se reflejó más de una vez, aunque al minuto 13, se reflejó con mayor efectividad. Camilo Sanvezzo rompió la zaga de Pumas con un toque de primera, a espaldas del arco, para posicionar al adolescente, titular en el Olímpico, de cara a Alfredo Saldívar. El dorsal '306' avanzó un par de metros y definió con la pierna derecha, cruzando al cancerbero felino. 

Ruiz Suárez ingresó a las fuerzas básicas del Querétaro al inicio del 2013, empezando desde cero y su proyección no ha parado. Dentro de sus características destaca la técnica, control de la pelota y la facilidad para definir trazos “Marcel es un jugador que ha llamado la atención de muchos de nosotros en la institución.

Ya lo conocíamos y sobre todo ha sorprendido por su madurez y calidad, juega como si tuviera 30 años y solo tiene 17. Se desarrolla como si fuera un chico de experiencia. Es una gran sorpresa para todos. México tendrá un jugador de mucho futuro con él”, advirtió Rafael Puente del Río, su entrenador. 

Marcel debutó en Primera División hace poco más de un mes. Rafa Puente ha depositado en sus condiciones la confianza absoluta, como si se tratara de un veterano. En la cancha del estadio Jalisco, el 20 de julio, con Atlas como rival, el timonel de los Gallos Blancos le dio pocos minutos al juvenil formado en La Corregidora. La intención del timonel era refrescar el aparato ofensivo y sustituyó a Erbin Trejo, para darle acceso a Ruiz. Ingresó al campo con la intención de hacerse notar y llenarle el ojo a su entrenador. Poco a poco lo ha conseguido. Su participación ha sido continua. 

Una semana más tarde, ante Pachuca, disputó 26 minutos; contra Monterrey, Puente del Río lo colocó todo el partido, mientras que frente a La Fiera, en Léon, solo le dio 57 minutos de acción. La confianza se incrementó en La Corregidora, cuando los Gallos le arrebataron un empate por 1-1 con el América como sinodal. Jugó 68' y lució como complemento de Edson Puch y Camilo Sanvezzo. En la cancha de Ciudad Universitaria, con Pumas, más allá de del gol, mostró cualidades que el mismo timonel resaltó después. Un taconazo que se desperdició con un tiro por encima del arco felino, quedó como detalle técnico. 

"Si bien él en lo individual se tiene que llevar un reconocimiento por darnos el gol del triunfo ante Pumas, el mérito principalmente tiene que ir para quienes han cimentado de una forma espectacular las fuerzas básicas del Club Querétaro. El proyecto siempre tuvo ese objetivo y lo han conseguido, han trabajado sin cesar para tener una estructura base digna, que compita en todas las categorías. Ahora empezamos a cosechar lo que muy bien se ha sembrado. Sí, reconocemos a Marcel, pero también a todos los que trabajan para hacer de este equipo, un conjunto de élite, y solo así se logra", refirió Rafa. 

FUE POR CONFIANZA 

El martes, antes de las tres de la tarde, hora prevista para el duelo Sub 20 entre Pumas y Querétaro, uno de los palcos del estado Olímpico vacío se encontraba Rafael Puente, junto con todo su cuerpo técnico. Contrario al de Universidad y al de la mayoría de los equipos de Primera División, realizaría una inspección de su equipo filial. Algo similar le abrió las puertas a Marcel Ruiz semanas atrás y el mismo entrenador de Gallos lo reconocer abiertamente. Un colega cercano le recomendó seguir de cerca al ahora novato valioso del club, pues consideró que le agradarían sus condiciones. 

"Mario García es un colega que dirigió a Cimarrones, club que tiene un convenio con Querétaro. Él estaba muy familiarizado con los jóvenes del equipo. Cuando llegué, no voy a mentir, no los conocía a todos. Platicando con él nos recomendó que viéramos a un par de volantes en la categoría Sub 17, que jugaban como interiores y lo hacían muy bien. Solicité a la directiva que nos permitiera llevarlos a la pretemporada sin conocerlos. Así que los llevé a trabajar con nosotros un día, los dos tienen grandes condiciones, el otro está cumpliendo un proceso de madurez distinto, Marcel se quedó con nosotros". 

NOTAS MÁS VISTAS