Indagan asesinato de tres periodistas rusos en África

LA ALDEA

Según la prensa, los reporteros seguían la pista de la firma paramilitar rusa Wagner cuando fueron asesinados.
Una decena de atacantes ametralló el lunes su vehículo. (Maxim Shemetov/Reuters)

Milenio Digital

El lunes por la tarde, los periodistas rusos Orján Dzhemal, Alexandr Rastorgúyev y Kirill Rádtchenko fueron asesinados a tiros por un grupo armado no identificado, y sus cuerpos hallados la mañana del martes entre Sibut y Dékoa, a más de 200 kilómetros al norte de Bangui, la capital de la República Centroafricana (RCA).

Orján Dzhemal era corresponsal de guerra, Rastorgúyev documentalista y Rádchenko camarógrafo.

Según las autoridades, las condiciones en las cuales ellos fueron ultimados sigue siendo confusas, aunque según el periódico Le Monde, investigaban las actividades de Wagner, una firma paramilitar rusa implantada en la RCA y a la que se vincula con el presidente Vladímir Putin.

De acuerdo con Cyril Bansimon y Gael Vitkine, que reportan desde Bangui para Le Monde, el gobierno de la RCA indicó a través de un vocero que, según las declaraciones del chofer del equipo, que sobrevivió al ataque, “nueve secuestradores con turbante”, que no hablaban “ni francés ni sango”, las dos lenguas oficiales del país, robaron el vehículo de los periodistas a 32 kilómetros de Sibut antes de balearlos. Esta descripción apunta, sin decirlo directamente, a los ex rebeldes de Seleka, una coalición de grupos en su mayoría musulmanes que operan en la RCA y a menudo llegados de Chad o del vecino Sudán.

Pero según un responsable de Seleka, “nuestros hombres no están en esa zona. Ahí operan los soldados de la RCA y los anti-balaka”, milicias opuestas a Seleka.

La justicia local, el gobierno ruso y Minusca, la misión de las Naciones Unidas en la RCA, abrieron ya una investigación sobre las circunstancias del crimen. Un periodista habría muerto en el acto y los otros sucumbieron a sus heridas. Los tres periodistas provenían de Bangui cuando llegaron el lunes a Sibut y luego partieron en la tarde hacia Dékoa, al norte de Sibut, pese a que se les aconsejó evitar esa ruta.

Los tres hombres colaboraban con el Centro de Gestión de Investigaciones, un proyecto lanzado por el magnate ruso y opositor en el exilio Mijail Jodorkovski; según el gobierno de la RCA, “tenían visas de turismo, no se registraron como prensa ni en la embajada de Rusia ni con ninguna autoridad”, afirmó un vocero.

La RCA sufre la violencia de grupos armados que se disputan en las provincias el control de los recursos, en especial los diamantes, el oro y el ganado en un país de 4.5 millones de habitantes que figura entre los más pobres del mundo.

La prensa destaca que el grupo Wagner fue creado por un ex oficial del GRU (servicios de inteligencia militar rusos), Dimitri Utkin, y como otras empresas militares privadas, sin registro legal, está prohibida en Rusia. Wagner estuvo implicada desde 2014 en los combates del este de Ucrania con los separatistas pro rusos y ahora también en Siria.

Según la agencia AFP, el grupo estaría financiado por Evgueni Prigojin, empresario próximo al presidente Vladímir Putin que hizo fortuna en la restauración, antes de cerrar numerosos contratos con el ejército o con la administración rusa.

En la RCA, “Rusia no tiene interés geopolítico” y “Wagner busca probablemente ganar dinero”, dijo el experto militar Pavel Felguenhauer. Desde finales de 2017, Rusia tiene una presencia cada vez mayor en la República Centroafricana.

NOTAS MÁS VISTAS