Así se celebra la Semana Santa en Quito, Ecuador... la mitad del mundo

Unos 250 mil feligreses se reúnen y abarrotan las calles para la conmemoración más importante de su Semana Santa: la procesión 'Jesús del gran poder'
Semana Santa es la fecha que atrae a creyentes de todo el mundo a Quito. (Gersaín Grande)

Gersaín Grande

En la mitad del mundo el clima puede pasar de una copiosa lluvia a un sol extenuante en unos cuantos minutos. Pese a ello, las calles repletas son evidencia de que la fe aún permea entre los habitantes de la capital de Ecuador, un país con una población de fuerte tradición católica.

En Quito, unos 250 mil feligreses se reúnen y abarrotan las calles para la conmemoración más importante de su Semana Santa: la procesión Jesús del gran poder. 

Algunos participan en busca de perdón, solicitando algún milagro, o bien, en agradecimiento a Dios. Estos van vestidos como 'cucuruchos' o Verónicas, aunque no faltan las representaciones de Jesús llevando la cruz.

Unos 250 mil feligreses se reúnen y abarrotan las calles de Quito. (Gersaín Grande)
"Vengo por la fe que le tengo al santísimo señor, por la salud de mi madre, de mi familia y de mi hermano que está ausente en otro país", dice Giovanni, quien personifica a un cucurucho, los cuales simbolizan a los penitentes y visten con unas capuchas largas que les cubren el rostro.

Algunos con mayor devoción o buscando el perdón de pecados más graves, además del atuendo, realizan la procesión descalzos, con alambre de púas alrededor de su cuerpo o flagelándose mientras realizan el recorrido de casi tres horas por diversas calles del Centro Histórico, el cual comienza y termina en la plaza de San Francisco.

Los cucuruchos simbolizan a los penitentes y visten de morado con unas capuchas largas. (Gersaín Grande)

La procesión tiene lugar un día después de El arrastre de caudas, una actividad que no se realiza en ninguna otra parte del mundo más que en Quito. 

La misma está basada en una tradición del imperio romano en la que se cubría con un manto negro el cuerpo de algún general caído, para más tarde deslizarlo sobre el resto de soldados, a quienes se buscaba traspasar la valentía del difunto.

La semana más importante del calendario litúrgico finaliza con la Bendición del fuego, una misa que transcurre en total oscuridad por la muerte de Jesús, tras la cual, la plaza de la parroquia sirve como escenario para representar a los diablos volviendo al infierno, lo que simboliza el triunfo del bien sobre el mal.

Algunos son sólo observadores, pero otros participan en busca de perdón, solicitando algún milagro. (Gersaín Grande)

Semana Santa es algo que atrae a creyentes de todo el mundo a Quito, por lo que las autoridades buscan sumar cada vez a más turistas de países de devoción católica, tales como México, que actualmente representa solo 3 por ciento del turismo internacional de la capital ecuatoriana.

Las autoridades buscan sumar cada vez a más turistas de países de devoción católica. (Gersaín Grande)

​bgpa​

NOTAS MÁS VISTAS