Sentencian a policía blanco que disparó a joven afroamericano

Siete años de prisión.Jason Van Dyke fue condenado por haber asesinado en 2014 a Laquan McDonald.
La defensa, por libertad provisional. (Reuters)

Agencia AP

El oficial blanco de Chicago que disparó a un joven de raza negra en 2014 fue sentenciado ayer a casi siete años en prisión, con lo que se pone fin a un caso explosivo que tenía su centro en un video tomado desde un vehículo y que añadía combustible a los debates raciales y de vigilancia policial en Estados Unidos.

Jason Van Dyke fue condenado el año pasado de asesinato en segundo grado y 16 delitos de violencia agravada (uno por cada bala que se disparó a Laquan McDonald, de 17 años.

Momentos antes de conocer la sentencia, Van Dyke reconoció la muerte del joven diciendo que como “buen hombre de dios y padre, tendré que vivir con esto el resto de mi vida”.

La sentencia fue menor de la mitad de la pena que buscaban los investigadores, quienes pidieron de 18 a 20 años, pero fue mayor a lo pedido por la defensa legal, quien dijo que Van Dyke podría obtener la libertad provisional.

El juez Vincent Gaugham predijo que nadie involucrado en el caso quedaría conforme con la decisión final. “Creo que 100 por ciento de las personas quedará decepcionado”.

El juez no caracterizó la decisión de Van Dyke de abrir fuego, diciendo que el incidente cambió tanto a la familia de McDonald como a la de Van Dyke.

Por la mañana de ayer, automovilistas negros testificaron que Van Dyke usaba insultos raciales y exceso de fuerza cuando detenía autos antes de 2014.

El edificio del ayuntamiento hizo público el video en noviembre de 2015 (13 meses después del tiroteo) a causa de la orden de un juez. Los cargos contra Van Dyke no fueron anunciados hasta el día en que liberaron la grabación.

Y ADEMÁS

JUSTICIA, AFECTADA POR SHUTDOWN
Fiscales federales en EU dijeron ayer que “la capacidad gubernamental para garantizar la justicia se está viendo comprometida” pues las investigaciones se están interrumpiendo y los delincuentes están quedando libres debido al cierre parcial del gobierno que lleva ya cuatro semanas.

Aún en tareas, a pesar de que no se les ha pagado durante esta pausa forzada, unos 6 mil fiscales adjuntos dijeron que muchos de los servicios de apoyo de los que dependen para sus casos no están disponibles por la falta de fondos.

NOTAS MÁS VISTAS