Trump ataca al FBI por acusarlo ‘sin pruebas’

‘New York Times’. El diario publicó el viernes un expediente donde se investiga al presidente de EU por trabajar en nombre de Moscú al despedir al ex director del FBI.
Donald Trump.

Agencia AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, atacó ayer al FBI (Buró Federal de Investigaciones), asegurando que la agencia de investigación actuó “sin razón alguna y sin pruebas” al abrir pesquisas para determinar si él había actuado en nombre de Rusia al despedir a su director James Comey en 2017.

El New York Times reportó el viernes, citando fuentes anónimas, que el FBI abrió un expediente en 2017 para determinar si Trump representaba una amenaza para la seguridad nacional y si trabajó para Moscú.

Esa investigación del FBI pronto se integró en la pesquisa del fiscal especial Robert Mueller sobre la interferencia de Rusia en los comicios de 2016 y la posible colusión entre la campaña de Trump y Moscú durante la elección presidencial.

El diario no dio indicaciones sobre las eventuales conclusiones alcanzadas por el FBI. Pero según el New York Times, la investigación tenía un componente de contrainteligencia y otro penal, y se inició después de que el presidente despidiera a Comey.

El mandatario respondió a través de Twitter. “Guau, me acabo de enterar por el Fallido New York Times que los ex líderes corruptos del FBI, casi todos despedidos o forzados a irse de la agencia por algunas razones muy malas, abrieron una investigación sobre mí, sin razón alguna y sin pruebas, después de que yo despidiera al mentiroso de James Comey, ¡un sinvergüenza total!”.

Según el mandatario, “el FBI estaba en una crisis total... por el pobre liderazgo de Comey” y por la forma en que manejó la investigación sobre el uso por parte de Hillary Clinton de un servidor privado para enviar algunos correos electrónicos oficiales.

“Cuando despedí a James Comey fue un gran día” para el país, dijo Trump, asegurando que el ex director del FBI “está siendo totalmente protegido por su mejor amigo, Bob Mueller”.

El New York Times dijo que el FBI había sospechado de los vínculos de Trump con Rusia durante la campaña de 2016. Pero la agencia no abrió una investigación hasta que el presidente despidió a Comey, quien se negó a jurar su lealtad y a frenar la naciente investigación de Rusia, que ahora es encabezada por Mueller.

“La idea contenida en el artículo del New York Times de que el presidente Trump era una amenaza para la seguridad de Estados Unidos es ridícula en sí misma y no merece una respuesta”, dijo el secretario de Estado estadunidense, Mike Pompeo, en una entrevista con la CBS.

En tanto Comey respondió repitiendo, en un tuit, una famosa cita del ex presidente Franklin D. Roosevelt: “Te pido que me juzgues por los enemigos que me hice”.

Trump criticó repetidamente la investigación de Mueller como una “caza de brujas” y la ve como una mancha en la legitimidad de su presidencia.

Su encargada de prensa, Sarah Sanders, dijo en un comunicado ayer que los últimos señalamientos son “absurdos”. “Comey fue despedido porque es un pirata partidista caído en desgracia... y el presidente Trump realmente es duro con Rusia”.

Criticada por el magnate como infundada, la investigación de Mueller emitió decenas de acusaciones y puso condenas a algunos de los asociados cercanos al presidente, incluido su ex abogado personal, Michael Cohen, su ex jefe de campaña, Paul Manafort, y su ex asesor de seguridad nacional, Michael Flynn.

POMPEO OPTIMISTA EN SIRIA

EU minimizó ayer sus divergencias con Turquía sobre el futuro de los kurdos de Siria, asegurando poder garantizar su protección a pesar del retiro de tropas, presentado por el secretario de Estado estadunidense Mike Pompeo como una decisión puramente “táctica”.

“Muchos detalles siguen sin ser resueltos pero soy optimista sobre la posibilidad de alcanzar un buen resultado”, declaró Pompeo justo después de entrevistarse por teléfono desde Abu Dahbi, etapa en su gira regional, con su par turco Mevlut Cavusoglu.

El anuncio en diciembre de la retirada de militares estadunidenses, desplegados en Siria para combatir a la organización Estado Islámico (EI), fue saludado por Turquía pero fragilizó la situación de combatientes kurdos que lucharon junto a EU contra el grupo yihadista.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenaza con lanzar una ofensiva militar en el norte de Siria para expulsar a los milicianos de las Unidades de Protección Popular (YPG) que Turquía considera como “terroristas”.

NOTAS MÁS VISTAS