Cuba rechaza amenaza de EU para reactivar demandas por expropiaciones

El ministro de Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, calificó de "chantaje político" el anuncio de su par estadunidense, Mike Pompeo, sobre la posibilidad de reactivar por ley las reclamaciones de propiedades confiscadas tras la Revolución de 1959.
El ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez.

Manuel Somoza

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, rechazó “firme y categóricamente” la decisión de Washington de prorrogar por sólo 45 días la aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton, que permite a los estadunidenses demandar en cortes de ese país a personas o compañías que trafiquen con una propiedad confiscada por el gobierno cubano después de 1959.

En su cuenta Twitter, Rodríguez calificó la decisión de “chantaje político y hostilidad irresponsables”, con el objetivo de fortalecer el cerco que por casi 60 años le ha costado a la isla perjuicios cuantificables por más de 134 mil 499 millones 800 mil dólares, aproximadamente. 

Rodríguez recordó que desde 1996, cuando Washington aprobó la ley Helms-Burton, todos los presidentes del país norteño suspendieron de manera rutinaria por seis meses la aplicación del título III por “las negativas consecuencias no sólo a Cuba sino al propio Estados Unidos y a otras naciones”. 

Al hacer en anuncio también hoy, el secretario de Estado de EU, Mike Pompeo, dijo que la extensión por 45 a partir del 1 de febrero “nos permitirá llevar a cabo una revisión cuidadosa del derecho a actuar en virtud del Título III a la luz de los intereses nacionales de los Estados Unidos y los esfuerzos para acelerar la transición a la democracia en Cuba”. 

Desde la aprobación de la Helms-Burton, todos los presidentes de EU, incluido Donald Trump el año pasado, siguieron la práctica de no aplicar ese capítulo para evadir controversias con sus aliados, de ahí que el canciller cubano considera la nueva decisión como “un ataque brutal a terceros país y al derecho internacional”. 

Por primera vez, el Título III ha sido suspendido por menos de seis meses. El uso de cuarenta y cinco días presenta la posibilidad de un siniestro panorama comercial, económico y político para la República de Cuba, los países miembros de la Unión Europea y de la Organización Mundial del Comercio” opinó en tanto en Miami, John Kavulich, presidente del U.S Cuba Trade and Economic Council. 

“Una vez más, la administración de Trump ha usado potencialidad en armas para crear incertidumbre y, por lo tanto, ansiedad. Precisamente la intención”, precisó.


jamj

NOTAS MÁS VISTAS