Exilio de artistas y activistas refleja el terror en Nicaragua

LA ALDEA

La represión a las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega han empujado a miles fuera del país.
Álvaro Leiva dirige la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos. (Especial)

Gabriela Selser

El exilio de artistas y defensores de derechos humanos que han denunciado asedio y amenazas en Nicaragua revela un agravamiento de la crisis y un aumento del terror en el país, señalaron abogados y activistas.

“El deterioro de las libertades individuales continúa aumentando día a día”, opina Gonzalo Carrión, asesor jurídico del independiente Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) al Canal 2 de Televisión (privado).

Carrión lamentó la salida del país de su colega Álvaro Leiva, director de la ONG Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (Anpdh), que el fin de semana anunció el cierre de sus oficinas por asedio y amenazas.

“Es una mala noticia pues refleja la gravedad de la situación, las amenazas y la persecución por parte del gobierno de Daniel Ortega”, dijo el jurista. Citando datos del Cenidh, Carrión aseguró que desde que comenzó la crisis el 18 de abril “hay más de 300 personas asesinadas o ejecutadas”. La Anpdh contabiliza 448 muertes, mientras el gobierno registra 195.

Añadió que cientos de personas están en prisión por participar en protestas cívicas y que más de 100 ya han sido enjuiciadas por delitos como terrorismo y crimen organizado.

“(El gobierno) pretende mostrar normalidad, pero eso es imposible cuando siguen las capturas, la gente continúa huyendo y tenemos miles de personas pidiendo refugio en Costa Rica”, señaló.

Leiva abandonó Nicaragua con su familia y su equipo de la Anpdh horas después de que el conocido cantante Carlos Mejía Godoy, de 75 años, anunciara desde Costa Rica que había salido del país y pensaba exiliarse por razones de seguridad.

Mejía Godoy es considerado un ícono de la canción revolucionaria latinoamericana desde los años 1970, cuando compuso la letra del himno del Frente Sandinista, partido de Ortega.

Mientras, el responsable de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Pablo Abrao, reveló en Twiter que encontró casualmente a Álvaro Leiva y a su equipo en el aeropuerto de Honduras, en tránsito hacia Costa Rica. “Confieso que nunca he imaginado presenciar un autoexilio en su exacto instante. Llorando, ellos decían que pese al costo, ha valido la pena defender los DDHH en #Nicaragua”, escribió Abrao.

La salida de Leiva y demás activistas fue evaluada el lunes en Managua por autoridades del Cenidh y representantes del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), instancia de la CIDH, y de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (Oacnudh).

Se estima que unos 23 mil nicaragüenses han llegado a Costa Rica en los últimos meses, de los cuales 8 mil ya recibieron asilo. También están en San José varios líderes estudiantiles y médicos perseguidos por el gobierno de Ortega, según la prensa local.

En tanto, en declaraciones al Canal 7 costarricense, Álvaro Leiva dijo que “Nicaragua enfrenta la mayor crisis de derechos humanos en la historia del país”, tras denunciar que persiste la presencia de grupos parapoliciales y paramilitares que actúan fuera de la ley.

Leiva no aclaró si solicitará asilo político o refugio en Costa Rica.

NOTAS MÁS VISTAS