Gioconda Belli insta a “evitar otra guerra en Nicaragua”

LA ALDEA

La reconocida poeta pide presionar a Daniel Ortega para que reanude el diálogo y adelante las elecciones.
La megalomanía del presidente será “su peor enemiga”, advierte. (Especial)

Gabriela Selser

La poeta y activista nicaragüense Gioconda Belli sostiene que se debe presionar al gobierno de Daniel Ortega para reanudar el diálogo con la oposición, adelantar las elecciones de 2021 “y hacer hasta lo imposible para evitar otra guerra” en este país centroamericano.

En entrevista, la autora de Sofía de los presagios y La mujer habitada, analizó la situación de Nicaragua a cuatro meses de iniciadas las protestas contra Ortega, las que derivaron en una crisis que ha dejado más de 400 muertos, según organismos independientes de derechos humanos.

“Me resisto a creer que tendremos que repetir la historia y armarnos para derrocar esta dictadura. No se lo merece Nicaragua. Hay que hacer hasta lo imposible por evitar otra guerra, excepto renunciar al derecho a la libertad”, argumenta Belli, quien en la década de los setentas participó en la lucha sandinista que derrocó al dictador Anastasio Somoza.

“Urge presión de todo tipo para reanudar el diálogo nacional y concretar pasos para que se adelanten las elecciones en condiciones de transparencia, supervisión y un Consejo electoral independiente y honesto”, afirmó.

Según la reconocida escritora, la comunidad internacional debe “actuar por el bien de los nicaragüenses y convencer a Ortega de que en este siglo ya no pueden existir tiranos que intentan encerrar un país en una jaula y tirar la llave al mar”.

Belli, presidenta de PEN Internacional filial Nicaragua, condenó las amenazas y ataques de personas ligadas al gobierno contra periodistas y medios de prensa independientes, los cuales “han ido aumentando mes a mes en frecuencia y en violencia”.

“Lo más preocupante es no saber hasta dónde piensan llegar en esta campaña represiva. Lo que hemos visto hacer a esta pareja gobernante en los últimos cuatro meses ha sobrepasado los límites no solo de lo legal, sino de lo racional”, indicó refiriéndose al ex guerrillero de 72 años y a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

“Son impulsivos, auto-destructivos y su propia megalomanía terminará siendo su peor enemiga”, vaticinó.

“La actuación de Ortega y de su gobierno ha sido cavernaria, una reacción primitiva, inmadura, carente de todo sentido de medida y proporción”, añadió en alusión a las acciones armadas de policías y paramilitares, los ataques a iglesias y a obispos católicos, y las capturas de opositores.

La escritora descartó la posibilidad de que Ortega logre instaurar en el país un modelo autocrático al estilo de Cuba o Venezuela, ya que “Nicaragua no tiene petróleo y tampoco es una isla, no puede permanecer aislada”.

NOTAS MÁS VISTAS