Reanudan campaña candidatos brasileños

Tras la agresión a Jair Bolsonaro, puntero de las elecciones presidenciales, suspenden críticas en su contra para evitar capitalización del atentado.
Adélio Bispo de Oliveira, sospechoso de apuñalar al ex militar, fue trasladado a un presidio federal. (Ricardo Moraes/Reuters)

Agencias

Los candidatos a las elecciones presidenciales en Brasil reanudaron este sábado sus campañas, tras haberlas suspendido el jueves por el atentado contra el ultraderechista Jair Bolsonaro, en medio de nuevas medidas de seguridad.

De acuerdo al diario O Globo, el presidente Michel Temer decidió que, de los 80 policías que estaban destinados a cuidar a los candidatos, la cifra aumente a 140.

Bolsonaro fue atacado con un cuchillo por un hombre, que fue luego arrestado, en medio de un acto de campaña en medio de una multitud en una céntrica calle de Juiz de Fora, la segunda mayor ciudad del estado de Minas Gerais.

Según un boletín médico del hospital de Sao Paulo en el que convalece, emitido ayer, el ex militar se encuentra “en buenas condiciones clínicas”, pero todavía en sala de cuidados intensivos. Flavio Bolsonaro, hijo de Jair, manifestó que su padre no hará más campaña en la calle y que utilizará las redes sociales.

Conocido por sus frases racistas y homofóbicas y su tono confrontativo, Bolsonaro se ubica como puntero en la última encuesta divulgada, con 22 por ciento de los apoyos de cara a las elecciones del 7 de octubre.

La encuesta, realizada por Ibope, fue la primera sin la participación de Luiz Inácio Lula da Silva, candidato del Partido de los Trabajadores (PT), quien sumaba 40 por ciento de los votos pero fue impedido de presentarse a las elecciones por la justicia, debido a estar purgando una condena por corrupción.

Los principales candidatos, que hasta el miércoles venían rebatiendo a Bolsonaro por sus posiciones radicales y para restarle favoritismo, cambiaron ayer sus mensajes y se abstuvieron de nuevos ataques.

De acuerdo con analistas, los candidatos admiten que la agresión contra Bolsonaro favorecerá electoralmente al ultraderechista y puede atraer nuevos electores por solidaridad o empatía, y quieren evitar ser vistos como los que atacan a la víctima del atentado.

El cambio de estrategia fue nítido en la campaña de Geraldo Alckmin, ex gobernador de Sao Paulo y candidato por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), quien disputa votos con Bolsonaro entre electores de derecha y de centro.

“Creo que Brasil necesita de un proceso de pacificación. Toda vez que Brasil hace esfuerzos conciliatorios, el país avanza: fue así durante la redemocratización y cuando redactamos la nueva constitución”, aseguró Alckmin.

La líder ecologista Marina Silva, segunda en los sondeos con 12 por ciento, reanudó su campaña con una “marcha por la paz” por las calles de Sao Paulo.

“Estas elecciones nos dan la posibilidad de poner un punto final a la polarización, al odio y a la violencia. Es inaceptable un acto de violencia contra cualquier candidato”, aseguró.

El laborista Ciro Gomes, empatado con la ecologista, dijo que lamenta lo ocurrido pero que la campaña no puede parar, “especialmente ahora que mi responsabilidad creció”.

“Lo que ocurrió es algo para deplorar, para repudiar fuertemente, pero no tiene coherencia con la tradición brasileña. Ahora necesitamos ir a la calle para abrazar el pueblo y esforzarnos para que la disputa política sea de ideas y no de violencia”, dijo.

NOTAS MÁS VISTAS