Ataque en mezquita de Afganistán deja 30 muertos

Al menos 30 personas murieron y 50 más resultaron heridas, luego de dos hombres disfrazados con burkas detonaron explosivos en una mezquita a la hora del rezo.
El Estado Islámico negó ser el responsable del ataque. (Reuters)

EFE

Al menos 30 personas murieron y 50 resultaron heridas en un ataque suicida contra una mezquita chiíta en la provincia de Paktia, en el este de Afganistán.

El ataque ocurrió a las 13.30 hora local, cuando dos insurgentes disfrazados con burkas de mujer detonaron los explosivos que portaban encima en una mezquita, durante la hora del rezo en la ciudad de Gardiz, capital de Paktia.

"Dos terroristas suicidas participaron en el ataque. Los asaltantes, que vestían burkas de mujer, abrieron fuego contra los guardias de la mezquita, en primer lugar, y tras matarles entraron e hicieron detonar sus explosivos entre los creyentes", explicó el portavoz de la Policía provincial, Sardar Wali Tabasum.

El gobernador adjunto de la provincia, Abdul Wali Sahi, detalló por su parte que "hasta ahora 30 participantes en el rezo han muerto y más de 50 han resultado heridos".

"Estamos trabajando para tener todos los detalles sobre las víctimas, porque los heridos y cadáveres han sido llevados a varios hospitales públicos y privados", aclaró Sahi.

Después de que varias mezquitas de la minoría chiíta fuesen atacadas por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en los últimos dos años, el gobierno afgano decidió desplegar a miembros de las fuerzas de seguridad en estos centros religiosos en todo el país.

El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, aseguró en la red social Twitter que el grupo insurgente no está detrás del ataque.

"La explosión y el ataque de hoy en la mezquita de Khawaja Hassan no tiene nada que ver con los combatientes del Emirato Islámico", como se autodenominan los talibanes, dijo Mujahid.

La minoría chiíta hazara es objeto en Afganistán de ataques de grupos insurgentes redicales como el Estado Islámico o los talibanes.

El pasado 22 de abril, un ataque suicida perpetrado por el EI contra un centro electoral en una zona de Kabul con gran población de la minoría chiíta hazara causó al menos 69 muertos y 120 heridos.

NOTAS MÁS VISTAS