Pensó que sólo tenía tos; acudió al médico y perdió sus piernas

La mujer acudió al médico porque pensó que tenía una simple tos. Sin embargo, todo se trataba de una sepsis.
La mujer ahora busca ayuda en GoFundMe para unas prótesis de última tecnología. (GoFundMe, petición de la afectada)

Milenio Digital

Una mujer de Gales fue al hospital porque tenía una tos persistente. Jamás imaginó que al salir de su experiencia médica quedaría sin sus dos piernas, el brazo izquierdo y sin cuatro dedos de la mano derecha.

Se trata de Jayne Carpenter quien vivió un giro inesperado. Aunque ella pensaba que su problema era una simple tos con resfriado, los especialistas descubrieron que se trataba de una sepsis.

¿Qué es la sepsis?
La sepsis es una enfermedad considerada grave, pues ataca el sistema inmune debido a una infección bacteriana.

Los síntomas de esta mujer iniciaron en abril de 2016, cuando experimentó dolores de espalda y falta de aire por sólo hacer simples movimientos.

"Estaba caminando con mi esposo, Rob, y Harriet, nuestra perra y empecé a sentir un dolor cuando respiraba, así que creí que era una infección pero cuando me levanté al siguiente día, estaba tosiendo un tipo de flema muy oscura y no podía respirar, lo que era raro para mí porque siempre he sido muy activa", confesó la mujer en una entrevista para la Universidad de Cardiff.

Carpenter antes de experimentar este suceso trabajaba como enfermera, así que al pensar que tenía una simple tos se medicó. Es decir, no se imaginó que se trataba de una sepsis. Al ver que no mejoraba decidió llamar a una clínica cercana, en donde le pidieron que acudiera a la sala de emergencias.

Cuando llegó al hospital los doctores creyeron que tenía neumonía, pero su condición empeoró. Entró en coma tras un shock séptico, sus órganos le fallaron.

Al despertar Carpenter descubrió que su cuerpo había pasado por una amputación cuádruple, medidas que fueron tomadas para que sobreviviera.

La ex enfermera perdió sus dos piernas, el brazo izquierdo justo debajo del codo y cuatro dedos de la mano derecha. Según los médicos, la mujer estuvo a punto de perder otro dedo. Sin embargo, los especialistas lucharon por salvarlo.

​"En estos tres años he batallado mucho, pensaba que mi vida no podría mejorar más allá de lo que veía al principio. Hubo tres veces en las que estuve cerca de terminar con mi vida, ha sido horrendo", explicó la mujer al medio Daily Mail.

Este periodo para Carpenter ha sido un largo momento de luto, pues se ha tenido que despedir de la vida que antes llevaba.

"No puedo ponerme mi joyería, dependo de mi esposo para ponerme zapatos. eso le quita a mi feminidad. Trato de hacer lo más que puedo, pero le pido a Robert que haga mucho y él ha sido mi verdadera roca", confesó Carpenter.

Cuando pensó que todo estaba acabado, la mujer mantuvo el apoyo de su esposo, quien le dijo que si se había casado con ella fue porque la amaba y no por sus piernas.

"Me casé contigo no por tus piernas o por tus brazos, si no porque te amo", compartió.

Actualmente Jayne busca reunir dinero en la página GoFundMe para unas prótesis de última tecnología, pues busca tener más independencia.

​grb


NOTAS MÁS VISTAS