Temer, ante el juicio que amenaza su presidencia

El Tribunal Supremo Electoral debe decidir si el mandatario recibió donaciones ilegales.

Isaac Risco

El presidente de Brasil, Michel Temer, enfrentará desde el martes un juicio de tres días que puede acabar con su mandato en medio de la grave crisis institucional que sacude al país sudamericano.

Desapercibido por mucho tiempo a la sombra del gigantesco escándalo de corrupción que golpea a Brasil desde hace algunos años, el proceso contra Temer y la ex presidenta Dilma Rousseff, formalmente por presuntos delitos de financiación electoral, cobró relevancia ahora como posible salida a la crisis política en torno a Temer. Éste está desde hace casi tres semanas en el ojo del huracán por una denuncia de que participó en una trama de sobornos pero se niega a dimitir, con su gobierno casi paralizado por el escándalo.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) debe decidir sobre una vieja denuncia de que Rousseff y Temer recibieron donaciones ilegales durante la campaña de reelección de la mandataria en 2014. La demanda fue presentada por la oposición inmediatamente después de los comicios y tanto la Justicia como la opinión pública parecieron no darle importancia.

El Congreso de Brasil no tiene un candidato favorito para sustituir al conservador Temer en caso de que salga del cargo, según una encuesta divulgada ayer: 61% de los legisladores no citó espontáneamente un candidato y 15% rechazó hablar sobre esa hipótesis, según la firma Datafolha.

El TSE intenta deslindarse de las presiones: "No le cabe al TSE resolver la crisis política", afirmó Gilmar Mendes, presidente de la Corte. Temer, considerado por Dilma como un "traidor", impulsó desde la vicepresidencia el juicio político que acabó con el gobierno de Rousseff.

El proceso puede terminar en ese plazo con un veredicto expolosivo que anule el resultado de 2014 y declare la vacancia presidencial, o puede exculpar a Rousseff y a Temer.

Pero también es posible que la sentencia se aplace y el juicio se extienda más meses, como ocurrió en abril durante la vista previa.

NOTAS MÁS VISTAS