8 de cada 10 personas con hepatitis C no están diagnosticadas

Milenio Foros

Cerca de medio millón de mexicanos padecen la enfermedad, no obstante, la gran mayoría no lo sabe.
El virus de la hepatitis C, bajo el microscopio. (Centers fot Disease Control and Prevention)

Emiliano González Islas

En Latinoamérica, solo 2 de cada 10 pacientes con hepatitis C están diagnosticados, lo que evita que una mayoría que la padece pueda ser tratada de manera eficiente, de acuerdo con especialistas. Se trata de una enfermedad del hígado potencialmente mortal, pues si no se trata a tiempo puede ocasionar cirrosis hepática, insuficiencia renal y, en algunos casos, cáncer de hígado, dijo la doctora Margarita Dehesa, especialista en gastroenterología e integrante activa del Comité Científico de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática (Fundhepa). 

A pesar de que “el abordaje terapéutico de la enfermedad se ha transformado significativamente, aún persisten grandes retos para la atención y el diagnóstico oportuno, porque 80% de las personas que viven con el virus no son conscientes del estado de su infección y solo 20% están diagnosticadas”, dijo la doctora Dehesa. 

La especialista participó en una conferencia de prensa donde la compañía farmacéutica AbbVie introdujo al mercado mexicano un nuevo medicamento. Se trata de una terapia oral de una toma diaria y libre de ribavirina para adultos con infección crónica por el virus de la hepatitis C en todos los genotipos principales —del 1 al 6—, la cual ya está disponible en México. Por su parte, la doctora Rosalba Moreno, jefa del Servicio de Gastroenterología del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional Siglo XXI, detalló que “esta novedosa terapia, que en la mayoría de los casos tiene una duración de ocho semanas, está indicada para pacientes sin cirrosis, que no han recibido tratamiento o que ya fueron tratadas previamente”. 

Agregó que “podrá ser utilizada por la mayoría de los pacientes mexicanos que vive con el virus de la hepatitis C, lo cual representa una ventaja tanto para los pacientes como para los médicos”.

 La doctora Dehesa hizo hincapié en la importancia de la prueba de detección y en el desarrollo de un plan encaminado a eliminar la enfermedad, en el que participen el gobierno, la iniciativa privada, la sociedad civil y la academia, ya que en casos avanzados de la enfermedad incluso se puede requerir trasplante de hígado. Actualmente, entre 400,000 y 600,000 mexicanos tienen hepatitis C, no obstante, la gran mayoría no lo sabe.


NOTAS MÁS VISTAS