La costumbre islámica dicta que las personas deben ser enterradas lo antes posible, pero la magnitud y la devastación de la matanza retrasó por cinco días la entrega de los cuerpos.
20.03.2019/10:28